Tras pasar una intensa semana trabajando, entrenando, estudiando y atendiendo todos los quehaceres cotidianos, llega el domingo. Ese día en el que la conciencia nos deja tranquilos, aunque nos levantemos un poco más tarde y vagueemos algo más de la cuenta. El domingo es un buen día para dedicarse a uno mismo y llevar a cabo una completa sesión de belleza.

Los domingos suelen ser días de limpieza en casa, colada, tal vez alguna serie o lectura… Y es que, es lógico que tras la semana, disfrutemos de un merecido descanso. Recuerda que éste es muy importante para disponer de la energía necesaria al comenzar una nueva semana. Sin descanso no es posible rendir, así que tómatelo enserio y permítete parar.

Dedicar el domingo, por ejemplo, a darte algunos mimos, es una excelente idea. Aumentará tu bienestar, podrás relajarte y recuperarás tu energía para que el lunes, no resulte para nada traumático.

Rutina de belleza para un domingo de descanso

Cuidado facial

Puedes empezar tu sesión de belleza, realizando una limpieza de cutis. No es necesario que sea súper profunda, ya que el objetivo es liberar tensiones y dedicarte un rato a ti mismo.

Lo primero que puedes hacer, es limpiar tu rostro con agua fría y un gel o mousse limpiador. Seca a toquecitos con una toalla suave y unta un disco de algodón en agua micelar. Puedes sustituir ésta por agua termal en spray. Deja que tu piel se seque. A continuación, fabrica tu propio exfoliante facial casero. Puedes utilizar unas cucharadas de aceite de oliva o almendras dulces, y un puñadito de azúcar. Frota con mucha suavidad por la totalidad del rostro y después, retíralo con una toalla mojada.

Cuando ya no queden restos de la exfoliación, aplica alguna mascarilla hidratante y déjala actuar unos minutos, para que tu piel pueda nutrirse de sus beneficios. Si, por ejemplo, tienes la piel seca, puedes fabricar una mascarilla de plátano, avena y miel.

Cuidado corporal

De la misma manera que has hecho con el rostro, exfolia tu cuerpo e hidrátalo correctamente de forma natural. Puedes utilizar aceites vegetales como el de almendras dulces. Te dejará la piel radiante y tersa. Si lo empleas habitualmente notarás una gran mejoría en el estado de tu piel. Recuerda hidratarte correctamente bebiendo en torno a 2 litros de agua diarios.

Pedicura y manicura

Es el turno de tus pies y manos. Fabrica tu propio pediluvio y siente la calma de poner tus pies en remojo, con la ayuda de aceites esenciales. Quedarán libres de impurezas y aptos para una fotografía de anuncio. Puedes completarlo con un toque de color en tus uñas.

En cuando a tus manos, quita restos de esmalte, si es que llevas, y aplica algún aceite nutritivo para las uñas, como el aceite de ricino. Las dotará de una gran suavidad y brillo. Renueva el color si te apetece darles un toque visual y, si no, déjalas que respiren al natural.

Otras sugerencias para un domingo spa