¿Has sentido alguna vez que las obligaciones del día a día te quitaban el sueño? Hay ocasiones en las que, un cambio en nuestra rutina, una decisión importante o el propio estrés diario, hacen que nos cueste más conciliar el sueño. Tal vez te haya ocurrido en algún momento, o estés pasando por ello en la actualidad. Si es así, te hacemos una recomendación que tal vez pueda ayudarte: prueba con los baños de aceites esenciales.

En primer lugar, debes involucrarte en el propósito de intentar relajarte. Los baños esenciales de forma regular son muy efectivos, pero está en tu mano complementarlos con algunos hábitos que los harán más poderosos.

Instrucciones para recuperar el sueño con baños esenciales

Tres veces por semana

Tomar un baño con aceite esencial entre dos y tres veces por semana, será suficiente para que entres en un estado de calma que propicie el sueño llegada la noche. No es necesario hacerlo cada día. Elige los días adecuados y prepara tu baño. Tal vez puedas ambientar el lugar con una luz tenue, velas y alguna música que te relaje.

Fórmula relajante

El aceite esencial de lavanda es el calmante por excelencia. Ayuda a relajar la mente y calmar el sistema nervioso. Mezcla 20 gotas de éste en tu bañera. Enseguida empezarás a notar su aroma. El agua debe estar caliente, pero ten en cuenta que no debe resultarte incómoda. De manera opcional, aunque recomendable, puedes añadir un puñado de sal marina y un chorrito de aceite de almendras natural. Puedes utilizar cualquier otro aceite vegetal, aunque el de almendras dulces es muy apropiado.

Relájate y luego masajea

Tómate 20-30 minutos para dejar la mente en blanco y disfrutar del momento. Una vez hayas alcanzado ese estado de bienestar, masajea tus hombros, pecho y pies, y nota como se libera la tensión. Puedes masajearte durante el baño o hacerlo una vez salgas. Si decides hacerlo después, utiliza algún aceite vegetal que te guste.

Calidad del producto

Cuando vayas a comprar tu aceite, hazlo en un lugar de confianza y natural al 100%. Esto es muy importante y determinará el efecto del baño.

Otros consejos

Es una buena idea darte el baño a última hora de la tarde o por la noche. Además, si tomas una infusión que te permite complementar los efectos sedantes del baño, tal vez notes un mejor resultado. Recuerda dormir con ropa cómoda, con un tejido holgado y suave. Mantén tu dormitorio limpio y despejado, confortable y acogedor. Si realizas esta rutina notarás cómo favorece tu sueño en pocas semanas.

 Alternativas al aceite de Lavanda

Otros aceites esenciales que favorecen la relajación y que puedes utilizar en tus baños son:

  • Aceite esencial de Azahar
  • Aceite esencial de Sándalo
  • Aceite esencial de Jazmín

Cuando vayas a comprar cualquiera de estos aceites, es recomendable que preguntes las contraindicaciones que puedan tener. Aunque son totalmente naturales y llenos de beneficios, no son recomendables en mujeres embarazadas.