El aceite de ricino es considerado una auténtica medicina natural. Aunque tiene numerosas propiedades, es muy recomendable para tratar distintas afecciones de la piel, el cabello y las uñas. Si todavía no lo conoces, ¡presta atención! Tal vez puedas beneficiarte de sus increíbles resultados.

¿Para qué se utiliza el aceite de ricino?

Para el cabello

El aceite de ricino es muy bueno para aumentar el grosor y la densidad del cabello, también en pestañas y cejas. Contiene ácidos grasos esenciales, proteínas y vitamina E. Cuando se aplica en el cabello, estas propiedades contribuyen a estimular la circulación sanguínea, lo que mejora el crecimiento del cabello. Además:

  • Repara el pelo dañado
  • Aporta brillo y lo nutre desde el interior
  • Alivia la sequedad del cuero cabelludo
  • Trasforma una melena lacia y pobre en una melena con volumen y densidad

¿Cómo lo aplico?

Lava tu pelo con normalidad, y tras el champú, quita la humedad con una toalla. Ponte aceite de ricino desde la raíz hasta las puntas. No utilices demasiada cantidad, ya que su consistencia es muy pegajosa.. Envuelve el pelo con una toalla y déjalo actuar alrededor de 15 minutos. Enjuaga y sécalo. Repite este proceso 2 veces por semana y notarás la diferencia.

Para las cejas y pestañas

Hay personas que observan que, debido el estrés, la contaminación o el propio paso del tiempo, sus cejas y pestañas están menos pobladas. El aceite de ricino constituye un ideal remedio natural para potenciar el crecimiento de pelo en ambas zonas. Si es tu caso, puedes empezar a aplicarlo con frecuencia. Notarás cómo se alargan tus pestañas y tus cejas empiezan a estar más pobladas.

¿Cómo lo aplico?

Puedes limpiar un botecito de rímel que ya esté vacío. Utiliza agua caliente y jabón neutro y muévelo para eliminar los restos de pintura. Déjalo secar y llénalo con aceite de ricino. Antes de acostarte por las noches, desmaquilla muy bien tu rostro e impregna tus pestañas y/o cejas con una capita de aceite. Déjalo actuar durante la noche. Empléalo a diario y observa los resultados que va apareciendo de una forma progresiva.

Si no tienes bote de rímel, puedes aplicarlo con un bastoncillo.

Para las uñas

El aceite de ricino es muy bueno para fortalecer las uñas y repararlas. Así que, si tus uñas están frágiles, blandas, quebradizas y se rompen con facilidad, empieza a utilizarlo. El resultado será unas uñas más fuertes, hidratadas y resistentes. Así mismo, su crecimiento será más rápido.

¿Cómo lo aplico?

Puedes poner el aceite en un bol y sumergir las uñas, así estarás hidratando también la piel que las envuelve y la dotarás de una mayor suavidad. Déjalo actuar durante unos minutos, y masajea hasta que desaparezca o elimínalo con agua templada. Otra opción es aplicarlo directamente en las uñas por las noches, y masajear.