Los entrenamientos, las horas de trabajo, los trayectos de aquí para allá y viceversa. Nuestros pies sufren mucho a lo largo del día. Es probable que, en ocasiones, sintamos molestias al final de la jornada. Empieza a incluir pediluvios en tu rutina y observarás cómo todo tu organismo se nutre de sus beneficios.

Hay muchas recomendaciones que deberías tener en cuenta a la hora de cuidar tus pies. Piensa que estos soportan toda la carga de nuestro cuerpo y son los encargados de transportarnos allá donde necesitemos ir. En primer lugar, debes concienciarte de la importancia de un buen calzado para evitar el sufrimiento de tus pies. Y, con más atención, si pasas mucho tiempo caminando de un sitio a otro.

¿Qué son los pediluvios?

Reciben el nombre de pediluvios, los baños de pies. Éstos suponen uno de los mejores tratamientos para desinflamar, embellecer, aliviar el cansancio o suavizarla piel. Suelen emplearse aceites esenciales, hierbas o sales para complementar sus propiedades. El descanso y el relax que este tratamiento natural aporta, repercutirá de forma general en tu cuerpo y en tu mente.

aceites esenciales y fruta para pediluvios

Pediluvio en casa

Si quieres preparar tu propio pediluvio, puedes hacerlo de una forma muy sencilla. Para ello, necesitarás un recipiente destinado a realizar tus baños de ahora en adelante. Debes emplear 5 litros de agua aproximadamente e incluir los aceites esenciales que más te gusten, en función de sus propiedades.

Si buscas desinflamarlos, o sanar algunas heridas causadas por el calzado, puedes añadir sal marina en el agua y dejar los pies en remojo alrededor de 15 minutos. Hazlo para finalizar el día cuando lo necesites, y notarás cómo se reduce la inflamación y se relajan. Además, puedes añadir hojas o flores secas, aceites esenciales e, incluso, piel de alguna fruta cítrica, como la naranja o el limón.

Si quieres exfoliarlos y aportar una mayor suavidad, mantenlos en remojo y masajéalos con aceite vegetal y azúcar moreno. Hazlo con más intención entre los dedos y junto a las uñas. De nuevo, mantenlos sumergidos y cuando consideres, sécalos con una toalla dando suaves toquecitos. Notarás como lucen más bonitos y saludables.

Te dejamos por aquí nuestro post acerca de las propiedades de los aceites esenciales, para que puedas elegir los más apropiados según tus necesidades. Mimar nuestro cuerpo nos llena de bienestar y nos hace sentir más seguros y cómodos. Por ello no dejes de incluir estos pequeños consejos en tu día a día y notarás cómo sus beneficios se convierten en imprescindibles.

Complementa tus pediluvios

Algo que puedes hacer para sentir la relajación y la calma, mientras tus pies se mantienen en el agua, es ambientar el lugar. Elige un entorno limpio y despejado, agradable. Pon alguna música que te transmita bienestar y enciende alguna que otra vela. Siéntate cómodo y convierte el momento del pediluvio en toda una experiencia.