El envejecimiento de la piel tiene diversidad de causas. Además del paso del tiempo, puede verse afectada por la exposición continuada a los rayos del sol o a la contaminación. Los aceites vegetales puros, constituyen un recurso excepcional como producto de cosmética. Elegir opciones naturales, sustituyendo productos de belleza que pueden resultar más agresivos, es todo un acierto.

Si estás pensando en empezar a introducir los aceites vegetales en tus rutinas de cuidado y belleza, debes tener en cuenta algunas consideraciones. En primer lugar, asegúrate de que el aceite sea 100% natural y que hayan sido extraídos por presión fría. De lo contrario, sus propiedades se habrán visto alteradas y no cumplirá su función correctamente.

3 Aceites vegetales para tus rutinas de belleza

Aceite de coco

El aceite de coco está considerado el hidratante natural por excelencia. Además de sus múltiples posibilidades, es perfecto para dejar la piel corporal hidratada, tonificada y nutrida. Mejora la apariencia de la misma, ayudando en la producción de colágeno y disminuyendo notablemente las imperfecciones. Es capaz de combatir el acné, las arrugas, sequedad o manchitas. También es ideal para suavizar la textura del cabello o como aceite de masaje. Presenta un aroma tropical relajante y muy placentero.

Aceite de almendras dulces

Tal vez el aceite de almendras sea uno de los más populares por su suavidad y sus excelentes beneficios para una piel radiante. Ayuda a mantenerla libre de imperfecciones y a mejorar estados de dermatitis. Su textura es ideal para emplearlo en masajes y su aroma es sutil y agradable. Es un aceite muy ligero, apto también para las pieles más delicadas.

Aceite de Rosa Mosqueta

Este aceite también es de los más utilizados popularmente por sus excelentes propiedades. Entre sus principales beneficios, se encuentra la notable reducción de marcas por acné, estrías y cicatrices. También se utiliza para disminuir las manchitas oscuras que aparecen en la piel o como hidratante. Por todo ello es muy empleado en cosmética natural, con unos resultados realmente eficaces y visibles. Su composición en ácidos grasos, son muy nutritivos y están relacionados con la regeneración de los tejidos.

Como ves, las alternativas naturales son excelentes para el cuidado del cuerpo. Por ello, conocer las diferentes propiedades de algunos aceites, es esencial para saber cómo ajustarlos a tus rutinas. Además, su aroma resulta perfecto para aplicarlos tras un buen baño relajante. Dota de salud a tu cuerpo y mente y rejuvenece de una forma 100% natural.