El aceite de coco está cada vez más integrado por sus grandes y valiosas propiedades. Y no es tan poderoso únicamente por sus beneficios como alimento, además de ello, es un excelente y versátil cosmético. Si estás cansado de tener cientos de productos de belleza, tal vez te interese apostar por uno natural que te sirva para diferentes aspectos. ¡Te lo contamos!

El aceite de coco virgen, protege la piel desde el interior. Es antibacteriano y tiene propiedades antioxidantes, que protegen de los radicales libres, para un aspecto de la piel más radiante y saludable.

6 Usos cosméticos del aceite de coco

1. Aceite corporal

Se trata de un excelente recurso para nutrir e hidratar. Su textura, que se disuelve con el contacto de la piel, dota de una gran suavidad y un tacto sedoso. Puedes aplicarlo al salir de la ducha, y dejarte llevar por su aroma tropical tan placentero.

2. Exofoliante corporal

Si, además de aplicarlo como aceite corporal, le añades un puñado de azúcar, resulta ideal como exfoliante. El resultado es una piel libre de impurezas, más hidratada y rejuvenecida. Puedes prestar atención a aquellas zonas que suelen estar más resecas como los codos o las rodillas. Utilízalo bajo la ducha y estarás haciendo uso de un producto 100% natural.

3. Bálsamo labial

Pon una cucharada de aceite de coco en un bote pequeño y llévalo siempre contigo. Aplícalo cuando lo necesites y observa como tus labios quedan suavizados y nutridos de una forma intensa y, sobre todo, natural.

4. Crema de noche

Aplica una pequeña cantidad de aceite de coco sobre el rostro, antes de dormir, y deja que actúe durante la noche. Te ayudará a eliminar manchitas y granitos. Además, si tienes la piel seca, quedará hidratada sin sensación grasa.

5. Contorno de ojos

Aplícalo a diario bajo los ojos dando suaves toquecitos con las yemas de los dedos. Observarás cómo se reducen las bolsas y las ojeras, y se matizan las pequeñas arruguitas de expresión. Es un auténtico remedio casero para devolverte juventud y empezar a brillar de nuevo.

6. Mascarilla capilar

Cambia tu acondicionador habitual por una generosa cantidad de aceite de coco. Tras aclarar el pelo y quitar los restos de champú, ponte el aceite y déjalo actuar unos minutos. A continuación, enjuaga y observa la suavidad de tu cabello. Además, el olor impregnará tu baño y sentirás una agradable sensación de relax y bienestar.