En ocasiones podemos atravesar periodos en los que estamos algo más alterados de lo habitual. Los nervios previos a una competición, exámenes, trabajo… a veces nos cuesta conciliar el sueño y lograr un descanso reparador. Las infusiones relajantes, son un recurso natural al que podemos acudir en periodos de estrés.

Saber qué infusiones favorecen el bienestar interno y la calma, nos ayudará a poder recurrir a ellas cuando lo necesitemos. Si no sueles optar por los tés, te recomendamos que los pruebes y observes cómo te sientes.

Infusiones que favorecen la relajación

1. Valeriana

La valeriana es muy eficaz para tratar casos de nerviosismo y ansiedad. Tiene propiedades sedantes que logran calmar la agitación interior. Favorece el sueño y puede mezclarse con otras plantas para potenciar sus efectos.

2. Melisa

La infusión de melisa se emplea a menudo para reducir los estados de nervios y ansiedad. Es ligeramente hipnótica, por lo que favorece en gran medida el descanso. Además, tiene propiedades que favorecen las molestias digestivas por causas nerviosas.

3. Tila

Ideal para relajarse y conciliar el sueño. Tal vez sea la planta más popular para tratar los estados de agitación. Sus efectos no son tan intensos como los de la valeriana, pero es igualmente muy eficaz. Además, trata dolores de cabeza, molestias digestivas o afecciones respiratorias como el asma.

4. Lavanda

Existen muchos productos de lavanda de los que nos podemos beneficiar gracias a su aroma sedante. Podemos encontrar sales de baño, aceites esenciales, velas… Sin embargo, tomar una infusión de lavanda resulta muy efectivo. Resulta muy recomendable en caso de insomnio.

5. Hierba Luisa

Sus propiedades tranquilizantes son muy efectivas para tratar casos de nerviosismo. Se emplea durante muchos años para regular los estados de decaimiento emocional. No es recomendable en mujeres embarazadas.

6.Manzanilla

Ésta es, seguramente, de las infusiones más populares que existen. Sirve para tratar problemas digestivos, sin embargo, también tiene propiedades calmantes y sedantes. Es muy fácil encontrarla y su sabor es muy bueno, por lo que puedes recurrir a ella fácilmente. Mezclada con otras plantas de las mismas características, aumenta su efectividad.

Si vas a empezar a tomar cualquier infusión de hierbas, es recomendable que te informes sobre sus contraindicaciones. Si tienes cualquier duda, acude a un profesional de la salud que pueda orientarte en función de tus circunstancias.