Los ejercicios de planchas son muy beneficiosos y populares para lograr un core fuerte y un sixpack de anuncio. Se pueden hacer en cualquier momento y lugar y forman parte de rutinas de entrenamiento independientemente del objetivo concreto. Te contamos 3 formas de realizar planchas laterales.

Las planchas son muy efectivas para lograr un core fuerte. Recuerda que éste es el núcleo de nuestro cuerpo. Un centro corporal trabajado nos permite un mayor equilibrio, estabilidad y capacidad funcional en nuestros días. Por ello, si aún no habías tenido en cuenta este aspecto, puedes empezar hoy mismo.

Realizar ejercicios de planchas, en sus diferentes variedades, permiten una progresión constante gracias a su versatilidad y la posibilidad de añadir tiempo e intensidad de forma, prácticamente, ilimitada. De esta manera permite no caer en el aburrimiento y la monotonía. Digamos que cada día realizas el mismo ejercicio, pero adaptándolo a tus objetivos y con la posibilidad de batir tus propias marcas.

3 Formas de realizar planchas laterales

  1. Busca la técnica correcta para que tu plancha lateral sea efectiva. Recuerda alinear el cuerpo, elevar la cadera y mantener la mirada al frente. A continuación, eleva una pierna, evitando tambalearte. Activa el core, mantente estable, y aguanta tu plancha reduciendo el punto de apoyo a una sola pierna.
  2. Desde la plancha lateral sobre antebrazo, activa fuerte tu cuerpo, mantén el centro equilibrado sin hundirte hacia atrás y presta atención a tu zona lumbar. A continuación baja y sube las caderas, de una forma controlada. Es fundamental que tu cuerpo siga alineado y el descenso y ascenso de la cadera sea equilibrado, de abajo hacia arriba. Si observas que haces movimientos circulares, hundes la lumbar o no puedes controlar la técnica, cambia de ejercicio y sigue entrenando para lograrlo cuando estés preparado.
  3. Desde posición de plancha lateral sobre mano, alarga el brazo que queda libre hacia el techo. Estabiliza tu cuerpo y, a continuación, dirige la mano hacia la pared que está detrás de ti. ¿Cómo? Doblando tu codo y llevando el brazo, dirigido por tu mano,  por debajo de tu cuerpo y realizando una torsión. Posteriormente, vuelve a la posición inicial y repite. El movimiento es lento y controlado. La mirada sigue a tu mano a lo largo de la dinámica.