Diferencias entre la ashtanga yoga y la vinyasa

ashtanga vs vinyasa yoga

El yoga es uno de los deportes más extendidos para aumentar la flexibilidad, ayudar en la meditación y mejorar muchos aspectos de la salud de las personas. Sin embargo, existen numerosos tipos de yoga que tienen características diferentes y se adaptan a todo tipo de personas. Vamos hablar de las diferencias entre el ashtanga yoga y el vinyasa. Estos son dos tipos de yoga muy conocidos.

Por ello, en este artículo vamos a contarte cuáles son las diferencias principales entre el ashtanga yoga y el vinyasa y qué beneficios tiene cada uno de ellos.

Ashtanga yoga

ashtanga vs vinyasa

La ashtanga es un estilo de yoga que se enfoca en la práctica de posturas y respiración sincronizada. Es una práctica física intensa que ayuda a fortalecer y tonificar el cuerpo, así como a mejorar la flexibilidad y la movilidad. Se basa en una serie de secuencias preestablecidas de posturas, que se realizan en un orden específico y se integran con la respiración. A medida que se avanza en la práctica, se van agregando más posturas a la secuencia.

Además de los beneficios físicos, la práctica de este tipo de yoga también puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, mejorar la concentración y la claridad mental, y promover una sensación de calma y equilibrio en el cuerpo y la mente.

Los ejercicios que se incluyen en este deporte pueden ser desafiantes, pero también es accesible para personas de todos los niveles de condición física. Es importante recordar que la práctica de yoga no se trata de la competencia o la comparación con otros, sino de tener respeto hacia nuestro propio cuerpo y mente.

Beneficios de practicar ashtanga

ashtanga yoga

Este tipo de yoga ofrece ciertos beneficios para salud. No está demás decir que los beneficios no son inmediatos, y como con cualquier disciplina deportiva, los efectos se van viendo de manera sostenida y si se es consistente:

  • Mejora la flexibilidad: con los ejercicios que se hacen estiramos y movemos diferentes partes del cuerpo, lo que ayuda a aumentar la flexibilidad y la movilidad. Esto puede ser especialmente útil si pasamos muchas horas sentados o si tenemos problemas de rigidez muscular. Es ideal para personas que trabajan en oficina.
  • Fortalece el cuerpo: Las posturas implican utilizar diferentes músculos del cuerpo, lo que ayuda a fortalecerlos. Además, al practicar regularmente, se pueden ver mejoras en la fuerza, resistencia y tono muscular. Esto dependerá de la grasa corporal y la morfología de cada persona.
  • Aumenta la energía: La práctica de ashtanga es una forma de ejercicio cardiovascular, lo que significa que ayuda a aumentar la energía y la resistencia física. También puede ayudar a reducir la fatiga y mejorar la calidad del sueño.
  • Mejora la concentración: Al sincronizar la respiración con el movimiento de las posturas, la mente se enfoca en el presente y en la sensación del cuerpo. Esto puede ayudar a mejorar la concentración y la atención en otras áreas de la vida.
  • Reduce el estrés y la ansiedad: estos ejercicios pueden ser una forma efectiva de reducir el estrés y la ansiedad. Al enfocarnos en la respiración y en el movimiento del cuerpo, podemos reducir la tensión muscular y liberar emociones acumuladas.
  • Fomenta la calma y el equilibrio emocional: La práctica regular puede ayudar a desarrollar una mayor sensación de calma y equilibrio emocional. A largo plazo, puede ser especialmente útil para aquellas personas que tienen ansiedad en su día a día.

Vinyasa yoga

Por otro lado, tenemos la vinyasa. Se trata de un estilo de yoga más fluido y dinámico en el que se mueve de una postura a otra siguiendo el ritmo de la respiración. En una clase de vinyasa, el instructor guía a los estudiantes a través de una serie de posturas que se enlazan con movimientos suaves y continuos. Cada postura se realiza durante varias respiraciones antes de pasar a la siguiente.

También puede incluir posturas más desafiantes y acrobáticas, como las inversiones o los equilibrios, aunque esto dependerá de cada instructor y de cada clase en particular. Al igual que ocurre con la ashtanga, la vinyasa tiene numerosos beneficios para el cuerpo, aunque son muy similares.

Diferencias entre la ashtanga yoga y la vinyasa

vinayasa

Aunque el Ashtanga y el Vinyasa Yoga comparten algunos aspectos similares, también hay algunas diferencias notables entre ambos estilos.

Por ejemplo, el ashtanga se enfoca en una serie fija de posturas, conocida como la Serie Primaria, que se realiza en el mismo orden cada vez que se practica. En cambio, la vinyasa no tiene una serie fija de posturas y puede variar de una clase a otra. En vinyasa, el instructor puede elegir diferentes posturas y enlazarlas juntas de acuerdo a un tema o intención en particular.

Otra diferencia entre los dos estilos es que el ashtanga se enfoca en la respiración Ujjayi, que es una respiración profunda y sonora que se realiza a través de la nariz. En vinyasa, la respiración también es importante, pero no siempre se utiliza la técnica Ujjayi y se puede permitir la respiración por la boca.

En cuanto al ritmo, el ashtanga se mueve a un ritmo constante y rápido, sin pausas largas entre posturas. Por otro lado, en vinyasa se pueden incluir pausas más largas entre posturas, permitiendo a los estudiantes ajustar su respiración y concentrarse en la alineación.

Posibles riesgos

Como es habitual, en casi cualquier disciplina deportiva existen diversos riesgos si se realizan los ejercicios sin ningún tipo de conocimiento. En todo momento es recomendado si vas a iniciarte en el yoga contar con un profesional.

Si no se tiene una técnica adecuada al realizar las posturas de yoga, puede haber un mayor riesgo de lesiones musculares o articulares. Al forzar una postura sin la guía adecuada, se pueden dañar tendones, músculos y ligamentos. Además, algunos estilos de yoga pueden ser muy intensos y desafiantes, lo que puede aumentar el riesgo de lesiones si se realizan sin la supervisión adecuada.

Otro riesgo de practicar yoga sin un experto es la falta de adaptación a las necesidades individuales del cuerpo. Cada persona tiene diferentes limitaciones físicas y niveles de habilidad, y un experto en yoga puede adaptar las posturas para satisfacer las necesidades individuales de cada persona. Un experto en yoga puede guiar a los estudiantes hacia posturas más avanzadas y desafiantes a medida que avancen en su práctica, lo que puede ser difícil de lograr sin su orientación.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre las diferencias entre la ashtanga yoga y el vinyasa.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.