Estos son tiempos tristes, de miedo y estresantes. Estamos preocupados por nuestros seres queridos. Estamos preocupados por nosotros mismos. Nos preocupan nuestros trabajos y nuestro bienestar financiero. En medio de todo este estrés y angustia, nuestros medios habituales de afrontamiento (entrenamiento, carreras y quedadas grupales) están siendo interrumpidos o cancelados.

Dependiendo de tus circunstancias y del lugar donde vivas, es posible que puedas salir a dar un paseo en solitario o a una distancia social con un amigo cercano. O tal vez eres un padre soltero en casa con tres niños que escalan paredes y tu única salida, cuando puedes conseguirlo, es un giro rápido para un entrenamiento básico. No importa quién eres, tu nueva normalidad es todo menos eso.

Para aquellos de nosotros que utilizamos los deportes de resistencia para controlar nuestra salud mental durante el mejor de los casos, tener que parar las rutinas de ejercicio puede ser enormemente estresante (y a veces surrealista) y un golpe adicional para nuestro bienestar.

Aunque hacer ejercicio puede parecer insignificante en el panorama general de una pandemia global, para la salud y el bienestar a largo plazo no solo de nosotros mismos, sino de la sociedad en general, el autocuidado es muy importante durante estos tiempos estresantes.

Para salvar vidas, estamos haciendo lo correcto en este momento. Sin embargo, el trabajo sobre nuestra salud mental también debe comenzar de inmediato, o se desarrollará el riesgo de otros problemas de depresión, adicción y abuso de alcohol que podrían ser muy duraderos.

Entonces, aunque aplastar esta curva es primordial, cuidarse ahora mismo ayudará a prevenir un aumento en los problemas de salud mental que persisten durante años después de que el nuevo coronavirus (COVID-19) haya seguido su curso. Esto es lo que recomiendan los expertos que se especializan en ejercicio y salud mental.

Permítete sentir los sentimientos

Les decimos a nuestros hijos que no puedes controlar tus sentimientos, pero puedes controlar lo que haces con esos sentimientos. Como adultos, tendemos a decirnos que ni siquiera deberíamos sentir. Eso finalmente nos hace sentir peor, creando un círculo vicioso de tristeza, ira y culpa que puede ser difícil de romper.

La gente siente una enorme decepción y pérdida a medida que sus mundos se vuelven al revés. No podemos sacudirnos y continuar. En lugar de tratar de endurecerte, siéntate un poco, reconoce tu pérdida y acepte tu dolor. Conectarse con esas emociones te permite lidiar con ellas, de modo que puedas pensar racional y adaptativamente de una manera saludable y resolviendo problemas y orientarse hacia alternativas y avanzar.

Muévete por la salud mental

Si normalmente das un paseo, trata de mantener ese hábito mientras cumple con las pautas del Gobierno. Eso puede significar ir solo a la calle, ser activo en casa o, incluso, hacer deporte en tu patio o pasillo, si no te permiten salir de casa.

Sea lo que sea, hazlo y no te sientas culpable en absoluto. Este es el tiempo que necesitamos para estar activos. Al pasar tiempo cuidando de nosotros mismos, nos mantenemos saludables y ayudamos a la sociedad. Es especialmente importante para los atletas de resistencia que prosperan con las endorfinas.

Pasar mucho tiempo sentado puede conducir a la depresión, la desesperanza y la falta general de dirección que se infiltra en otros aspectos de tu vida. Haz algo todos los días. Ayuda a regular los neurotransmisores en tu cerebro.

Te dejamos por aquí algunas rutinas con escaleras, de tren superior, de abdomen o plataformas digitales con entrenamientos gratuitos.

Establece nuevos desafíos

Como deportistas de resistencia, podemos estar un poco (tal vez mucho) atascados en nuestras formas de entrenamiento, pero este es un buen momento para ampliar tus horizontes de acondicionamiento físico.

Cuando esto comenzó, muchos deportistas se vieron encerrados en casa sin poder salir a montar en bicicleta, nadar o correr. Lo mejor es no obsesionarnos con seguir la misma rutina de entrenamiento que teníamos antes de la cuarentena. Es curioso cómo nuestra vista puede volverse muy microscópica. Esta es una oportunidad para ampliar nuestra perspectiva. No tienes que forzar algo que no debe ser en este momento.

Los atletas de resistencia tienden a estar muy orientados a los objetivos y es probable que sus objetivos estén bastante en el aire en este momento, por lo que es un buen momento para establecer nuevos objetivos a corto plazo. Puedes jugar a hacer sentadillas o plancha. Registra tu tiempo y trabaja para mejorar. Establece objetivos cuantitativos y desafíate a ti mismo para encontrar formas de ser más activo en casa.

Tu objetivo incluso podría ser encontrar nuevos entrenamientos. Hay docenas, si no miles, de rutinas de ejercicios que puedes encontrar en nuestra web. Esos objetivos no solo te ayudarán a pasar por aquí y ahora, sino que también pueden ser útiles en el futuro cuando te encuentres fuera de tu rutina normal por razones más mundanas.

Aprovecha la oportunidad de reevaluar

Entre toda la decepción y la tristeza de los encierros y las cancelaciones, en realidad puede que te sientas aliviado en silencio, no por la pandemia, por supuesto, sino por el descanso. Eso también está bien.

Muchas personas están suspirando aliviadas. La rutina del trabajo, el colegio y la conciliación familiar puede resultar muy estresante. Hay quienes soñaban con no tener que poner el despertador para levantarse. El lado positivo aquí es que esto ha despojado todo: la obligación, la influencia social, el ego y hacer cosas para la aprobación de los demás. Permite que las personas sean introspectivas y descubran dónde están realmente. Algunas personas están súper cansadas y necesitan un descanso del ciclo de entrenamiento y su trabajo.

Si has tenido lesiones persistentes o te has quemado un poco, esta es una oportunidad para curarte completamente, por ejemplo. Es un buen momento para llegar al núcleo de por qué haces lo que haces y enfocarte en lo que mejorará tu bienestar. Podrías salir de esto con una mentalidad y un sentido de propósito completamente nuevos.

Mantente conectado con tu entorno

El aislamiento es una de las peores cosas para la salud mental, así que asegúrate de mantenete en contacto con las personas que son importantes para ti. Incluso si no puedes verlos, haz contacto humano y llámalos o mantente conectado de otras maneras, como por WhatsApp.

Si te sientes mal, busca a alguien con quien puedas hablar. Si estás luchando con sentimientos inquietantes, no puedes comer como habitualmente o, de lo contrario, no estás bien mentalmente, acude a la ayuda de un profesional para que te ayude a abordar todo mientras estás fuera de tu rutina normal.