La avena es uno de los alimentos más completos que podemos ingerir, especialmente para desayunar. Se trata de un cereal plagado de nutrientes que te aportará una gran cantidad de beneficios. Si todavía no has probado incluir avena en tus desayunos, ¿a qué estás esperando?

Empezar a tomar avena en el desayuno puede suponer un verdadero cambio en tu vida. ¡Y no exageramos! Lo notarás tanto en tu salud física y mental, como en tu apariencia; siempre y cuando complementes su ingesta con un estilo de vida saludable, por supuesto.

Lo que debes saber sobre la avena

Se trata de uno de los cereales más conocidos y con mayores propiedades y beneficios para la salud con respecto al resto. La avena es fuente natural de proteínas, grasas saludables, fibra, vitaminas y otros nutrientes que favorecen en gran medida el estado de nuestro organismo.

La avena contiene vitaminas del grupo B, A, E y D; minerales como calcio, manganeso, fósforo, selenio, hierro y zinc; un mayor porcentaje de proteína con respecto a cualquier otro cereal; y es fuente de carbohidratos saludables.

¿Por qué incluir avena en el desayuno?

La avena tiene una gran capacidad saciante por su contenido en fibra. Por ello, si la incluyes en tus desayunos, te sentirás bien durante más tiempo y no tendrás que recurrir a los picoteos entre horas, que tan poco bien te hacen.

Además, es un alimento que favorece el equilibrio de los niveles de colesterol en sangre, por lo que beneficia en gran medida la buena salud cardiovascular. Numerosos estudios han demostrado que la a vena ayuda a prevenir la aparición de cáncer de colon.

La avena es ideal en dietas de adelgazamiento ya que, además de prevenir la diabetes, también protege ante patologías del metabolismo como el sobrepeso y la obesidad. Asimismo, es muy apropiada para cuidar el sistema digestivo, previniendo afecciones como el estreñimiento. Este cereal es altamente tolerable, por lo que es apto para personas con algún tipo de alergia o intolerancia.

Por su contenido en vitaminas del grupo B y minerales, favorece el cuidado del sistema nervioso, ayuda a mantener unas buenas capacidades cognitivas y un óptimo estado psicológico. Asimismo, cuida de los huesos y músculos y aporta energía, sensación de saciedad, salud y fuerza. Puede favorecer a personas con problemas en la glándula tiroides y ayuda a mantener fortalecido el sistema inmunológico.

Puedes descubrir algunas formas de incluir avena en tus desayuno haciendo clic aquí.