La música instrumental afecta negativamente en el descanso

Antes de ir a dormir, muchos de nosotros preferimos ver una serie, leer un libro o escuchar música. A pesar de que los expertos en relajación dicen que la melodía puede encaminarnos hacia un sueño reparador, una investigación lo pone en duda.

El nuevo estudio sugiere que esto puede comprometer seriamente nuestro descanso nocturno. Los expertos en Texas han descubierto que aquellos que escuchan más música antes de acostarse tienen persistentes ‘earworms‘ (canciones pegadizas que giran en la mente), así como un sueño más deficiente. Este tipo de canciones suelen afectar a las personas mientras están despiertos, pero el estudio encontró que también pueden ocurrir mientras intentan dormir.

Las personas que se van a dormir habitualmente con música pegadiza por la noche, una o más veces por semana, tienen seis veces más probabilidades de tener una mala calidad del sueño en comparación con las personas que rara vez siguen este hábito.

Dormir con música no mejora el sueño

Los resultados contradicen la idea de que la música es hipnótica y podría ayudar a dormir; de hecho, el cerebro dormido continúa procesando la música durante varias horas después de que se acabe una canción. Para el estudio se utilizaron tres canciones muy pegadizas: ‘Shake It Off‘ de Taylor Swift, ‘Call Me Maybe‘ de Carly Rae Jepsen y ‘Don’t Stop Believin’ de Journey.

Michael Scullin fue el autor del estudio, quien previamente se había despertado en medio de la noche con una canción pegada en la cabeza. «Casi todo el mundo pensaba que la música mejoraba el sueño, pero descubrimos que aquellos que escuchaban más música dormían peor«, dijo.

Los cerebros continúan procesando música incluso cuando no se reproduce, o cuando aparentemente mientras estamos dormidos. Todo el mundo sabe que escuchar música es un acto placentero. Los adolescentes y adultos jóvenes escuchan música de forma rutinaria cerca de la hora de ir a dormir. Pero a veces podemos exagerar de tener algo demasiado. Cuanto más escuches música, más probabilidades tendrás de que se pegue una canción al cerebro y no desaparecerá a la hora de acostarse.

hombre escuchando música antes de dormir

Sorprendentemente, el estudio descubrió que es más probable que la música instrumental produzca este efecto e interrumpa la calidad del sueño que la música lírica. Esto contradice las escuelas de mindfulness que dicen que la música instrumental es más relajante para ayudar al descanso, o que la música lírica generalmente presenta ganchos más prominentes que recorren nuestros cerebros.

«Lo que fue realmente sorprendente es que la música instrumental conduce a una peor calidad del sueño; esta produce aproximadamente el doble de efecto pegadizo«, dijo el profesor Scullin.

El autor aconseja a las personas que moderen su escucha de música o que tomen descansos ocasionales si les molestan el efecto pegadizo. Y lo mejor es evitarlo justo antes de dormir. Si normalmente escuchas música cuando estás en la cama, tendrás esa asociación en la que estar en ese contexto puede desencadenar el ritmo pegadizo incluso cuando no estás escuchando música, como cuando estás tratando de quedarte dormido.

¡Sé el primero en comentar!