Disfrutar de un sueño de calidad, es imprescindible para poder rendir correctamente y enfrentar el día eficazmente. Algunas costumbres que hemos ido adquiriendo, como utilizar el móvil o cenar tarde, nos perjudican en este sentido. Por ello, a continuación, te damos algunos consejos que deberías seguir para lograr un sueño profundo y reparador.

5 Consejos para un sueño de calidad

1. Actívate

Practicar ejercicio físico y estar activos durante el día, nos ayuda a realizar el gasto de energía necesario para lograr un sueño profundo al llegar la noche. Asimismo, llevar a cabo una rutina nocturna de estiramientos es muy aconsejable para que nuestro cuerpo se prepare para descansar.

2. Cena ligero

Es muy importante no darse un gran atracón por la noche previamente a dormir. Si lo haces, es probable que te cueste mucho conciliar el sueño y, si lo consigues, no será tan placentero como debería. Por ello, acostúmbrate a cenar ligero y deja pasar un par de horas para que puedas hacer correctamente la digestión antes de acostarte.

3. Ambiente agradable

Disponer de una habitación ordenada y limpia, que haya sido ventilada durante el día y que te transmita armonía, es imprescindible para la calidad del sueño. Por ello, utiliza el dormitorio exclusivamente para dormir y realiza el resto de tareas fuera de ella. Piensa en tu habitación como un templo del descanso. Elige unos muebles funcionales que no llenen la habitación demasiado y convendría que el color de las paredes fuese neutro y tranquilizante. Asimismo, intenta que tenga siempre un aroma agradable utilizando, por ejemplo, alguna vela aromática durante el día.

4. Adiós a las pantallas

Olvídate de toquetear el ordenador o el móvil previamente al sueño. Y, aunque quizá te cueste, intenta dejar el teléfono en otra habitación fuera de tu dormitorio. De esta manera evitarás distracciones y podrás centrar tus pensamientos en cosas agradables, independientemente de lo que tus mails o redes sociales tengan preparado para ti.

5. No te acuestes con tus preocupaciones

Sabemos que este punto a veces se hace complicado. Cuando hemos tenido un día duro, a menudo nos cuesta dormir y desconectar. Para ello, es muy útil practicar la meditación. Atiende a tu respiración, pon una melodía agradable, enciende una vela y déjate llevar.

Otras recomendaciones para un sueño reparador