¿Es malo dormir con tapones en los oídos todas las noches?

Ya sea que el tráfico que pasa por la ventana de la habitación, un bebé llorando o que los ronquidos de nuestra pareja, dormir con tapones para los oídos pueden ser la solución.

Una de las causas principales de tener trastornos del sueño es el ruido ambiental. La falta de sueño se vincula con un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares (obesidad y diabetes), presión arterial alta, inmunidad comprometida y enfermedades cardiovasculares. Incluso está relacionado con la ansiedad, la depresión y el abuso de sustancias. Por eso, las personas que trabajan de noche notan cambios en su salud.

El ruido nocturno está relacionado con la somnolencia diurna, reducción del bienestar, deterioro del rendimiento cognitivo e irritabilidad. Usar tapones para los oídos tiene efectos positivos sobre la calidad del sueño, pero también pueden considerarse perjudiciales para la salud de nuestras orejas.

¿Cuándo no deben usarse?

A pesar de que puede tener lógica aplastante los momentos en los que no deben usarse los tapones para dormir, hay personas que no son conscientes de que se pueden empeorar ciertas condiciones.

Por ejemplo, se recomienda mantenernos alejados de ellos si tenemos pus en el oído. El drenaje de color amarillo lechoso o verde es un signo de infección, y debe revisarse. Los tapones para los oídos pueden agravar una infección de oído al no permitir que se expulse el líquido de manera natural.

También debemos evitar su uso si nos pica el oído o tenemos tinnitus. La inflamación suele ser la causa de la picazón en los oídos y los tapones pueden empeorar el picor en algunas personas y desencadenar una infección en aquellos con inflamación crónica. Además, si tenemos tinnitus (pitidos), no funcionarán porque cuando se bloquea el ruido de fondo, el zumbido en los oídos se amplifica. En vez de hacer eso, se recomienda usar tapones para los oídos electrónicos que emitan su propio sonido, como ruido blanco.

Por supuesto, tenemos que evitarlos si hemos pasado por una operación de oído. Lo mejor es consultar al cirujano de oído antes de colocar los tapones nuevamente.

Errores comunes al dormir con tapones

Usar tapones no tiene por qué ser dañino para los oídos, incluso si los usamos todas las noches. Pero si notamos dolor después de usarlos, probablemente estemos cometiendo uno de estos errores.

Insertarlos con demasiada profundidad

Las orejas desgarradas podrían ser una señal de que los tapones para los oídos se frotan contra la parte huesuda del canal auditivo. Cuando algo toca la parte más profunda del canal auditivo, es bastante doloroso. Esto es lo que suele ocurrir con los bastoncillos de algodón al introducirlos hasta el fondo. Los tapones para los oídos solo deben caber en el primer tercio del canal.

Para asegurarnos de no ir demasiado lejos, siempre debemos poder agarrar el tapón para los oídos con dos dedos. Esa es la medida exacta para no introducirlos hasta el final.

Elegir tapones para los oídos de cera o silicona

Es posible que sea mejor que nos mantengamos alejados de estos tapones para los oídos moldeables con forma de masilla. Si colocamos demasiada cantidad en el canal auditivo, puede ser doloroso extraerlos. Además, podrían romperse y atascarse dentro.

Lo mejor es elegir unos de espuma. Queremos algo suave y flexible; los mejores son los pequeños tapones de espuma para los oídos. Estos tan solo hay que pellizcarlos entre los dedos para encogerlos, luego se insertan en el canal auditivo y se expanden lentamente hacia atrás para que se ajusten.

Se usan con cerumen dentro

El canal auditivo está diseñado para expulsar naturalmente el cerumen. Pero si un tapón para los oídos bloquea el paso, no puede expulsar la cera y pueden empujarla hacia dentro, posiblemente provocando una impactación.

Según los expertos, los tapones para los oídos pueden estimular las glándulas de cerumen (que producen cera), lo que lleva a una producción excesiva, un proceso que los investigadores han denominado «ordeño mecánico». Si sufrimos dolor de oído, disminución de la audición, sensación de plenitud en los oídos, tinnitus (zumbido en los oídos) o vértigo (mareos), se recomienda hablar con un médico.

Sacarlos demasiado rápido

Si los tapones para los oídos tienen un sello agradable y hermético alrededor de la abertura de los oídos y los arrancamos muy rápido sin romper primero el sello, se pueden provocar microhemorragias en los vasos sanguíneos del tímpano. Esto provocará un hematoma muy pequeño, que es bastante doloroso, y es posible que se pierda la audición temporalmente.

Por lo general, no es necesario hacer nada con respecto al hematoma; con el tiempo se curará por sí solo. Aunque es bastante raro, en casos muy graves, potencialmente puede perforar el tímpano. Al quitarnos los tapones, se aconseja coger un borde con el dedo y levantarlo lentamente. Se debe escuchar cómo entra el aire y, una vez que sintamos que se libera la presión, deslizar el tapón para los oídos hacia fuera.

dormir con tapones

¿Cómo insertarlos correctamente?

Usar la técnica correcta hará que sean más efectivos. La manera adecuada es siguiendo estos pasos:

  • Enrolla el tapón para los oídos en un cilindro delgado entre las yemas de los dedos.
  • Con la mano opuesta, tira hacia arriba de la parte superior de la oreja para que tengamos un tiro directo en el canal auditivo. Guía con cuidado el tapón para los oídos hacia dentro.
  • Presiona suavemente con un dedo el tapón para los oídos durante varios segundos mientras se expande para llenar el canal auditivo.
  • Coloca las manos firmemente sobre los oídos. Si los sonidos de fondo son aún perceptibles, el tapón para los oídos no ha creado un sello hermético. Sácalo e inténtalo de nuevo.

Lógicamente, se debe lavar y secar las manos antes de colocarnos los tapones para los oídos para prevenir el riesgo de infección. También es importante limpiar los tapones para los oídos a diario para prevenir posibles infecciones.

Se pueden reutilizar los tapones de espuma para los oídos varias veces antes de reemplazarlos. Podemos esperar a cambiarlos una vez que comienzan a decolorarse.

Alternativas al uso de tapones para dormir

Si hemos tenido una mala experiencia y preferimos evitar meter nada en nuestras orejas, aquí mostramos las mejores alternativas para conseguir un sueño reparador.

Máquina de ruido blanco

La teoría detrás del ruido blanco es que al ocultar el sonido de fondo, podemos ayudar a que el cerebro se relaje para que podamos quedarnos dormidos más fácilmente. Algunos estudios han encontrado que la exposición al ruido blanco mejora la duración del sueño. Pero la investigación más reciente insta a la precaución. Se llegó a la conclusión de que la calidad de las pruebas de ruido blanco continuo al cerrar los ojos es baja, y podría afectar negativamente el sueño y el oído.

No obstante, normalmente es una alternativa segura que puede ayudarnos a conciliar el sueño. Debe estar en el rango de 50 decibelios y no exceder los 80 decibeles. Como referencia, 50 decibelios es casi tan fuerte como el zumbido de un aire acondicionado o un frigorífico, mientras que 80 decibeles es similar a escuchar una cortadora de césped o un soplador de hojas.

Un ventilador también producirá ruido blanco para ayudar a enmascarar los sonidos ambientales que pueden despertarnos por la noche.

Eliminar interrupciones

Cuando sea posible, elimina la fuente de ruido. Repara o reemplaza los aparatos ruidosos y, si nuestra pareja ronca, se recomienda que use tiras nasales o un protector bucal.

También se aconseja apagar el teléfono móvil para que los correos electrónicos o mensajes de texto que recibamos durante la noche no alteren el sueño. Y si tenemos mascotas que duermen en la cama por la noche, piensa en sacarlas del cuarto. Hay estudios que dicen que compartir la cama con el perro reduce la calidad del sueño.

¡Sé el primero en comentar!