Mercadona tendrá que retirar sus chicles del mercado

La Unión Europea ha prohibido el dióxido de titanio (E 171) como aditivo alimentario. Este componente está presente en los famosos chicles de Mercadona, así como en multitud de alimentos, cosméticos, medicamentos, etc. Solo queda esperar a ver cómo reaccionan las empresas y cómo actúan para eliminar esos productos del mercado. Te contamos por qué se ha prohibido.

Hace solo unas horas ha salido el nuevo Reglamento publicado en el Diario Oficial de la Unión Europea de la Comisión de 14 de enero de 2022 en el que quedan modificados los anexos II y III del Reglamento (CE) número 1333/2008 del Parlamento Europeo y del Consejo en referencia al aditivito alimentario dióxido de titanio.

Tras esta modificación, este aditivo queda prohibido en la Unión Europea, y se debe básicamente a los riesgos que supone para la salud. El dióxido de titanio es una sustancia tecnológica compuesta por nanopartículas utilizadas como colorante alimenticio en golosinas, bollería industrial, pinturas, cosméticos, protector solar, spray para el cabello, medicamentos, etc. Se usa principalmente como agente blanqueador y abrillantador en repostería, dulces, chicles, salsas blancas y en los glaseados de pasteles.

A esta nueva conclusión se ha llegado tras la evaluación con nuevas técnicas y una metodología rigurosa con multitud de pruebas científicas y con datos sobre las nanopartículas. En conclusión, no se pueden descartar problemas de genotoxicidad, en otras palabras, este aditivo puede inducir daño genético y se considera que este daño es hereditable y puede mediar en las diferentes etapas de la formación de tumores.

El cáncer, son células de nuestro cuerpo con una alteración en el ADN, y esta alteración o mutación puede estar provocada por una mala alimentación, malos hábitos de vida, exposición a productos químicos, factores ambientales, alcohol, tabaquismo, etc.

Tabletas de medicamentos

Mercadona tiene 7 meses para retirar los productos

El nuevo Reglamento ya prohíbe el uso de este aditivo alimentario dentro de la Unión Europea y se da un periodo de transición hasta el próximo 7 de agosto, para que se vaya abandonando su uso y las empresas retiren los productos que contengan dióxido de titanio del mercado.

Atención, porque hay una letra pequeña. Los productos producidos hasta el 7 de febrero de 2022 que contengan este aditivo, podrán seguir comercializándose y permanecer en el mercado hasta su fecha de caducidad. Por loque este aditivo tan peligroso seguirá entre nosotros unos cuantos años más.

La industria alimenticia actual cuenta con multitud de aditivos que están catalogados como seguros a largo plazo, pero hay otros que se siguen usando y no lo son tanto, ya que están relacionados con alergias, problemas de hiperactividad en niños, asma, y otros problemas de salud como cáncer.

Hay que volver a hacer hincapié en la importancia de aprender a leer etiquetas, no comprar aquellos productos con más de 5 ingredientes, no fiarnos de la industria, y optar siempre por alimentos frescos y basar nuestra alimentación en vegetales y elaboraciones caseras.

A partir de ahora, si vemos que un producto lleva este aditivo, será mejor que lo rechacemos. Recordemos que se llama dióxido de titanio y también puede aparecer como E 171 o como nanopartículas de dióxido de titanio.

¡Sé el primero en comentar!