Cómo evitar la tos al comer palomitas de maíz

Las palomitas de maíz son un snack muy saludable, siempre y cuando no le echemos mucha sal ni ningún extra como chocolate, picante, caramelo, etc. Cuando comemos palomitas hay algo que siempre sucede y es esa molesta tos que aparece y cuesta mucho quitar. Vamos a explicar cómo podemos evitar que salga la tos, para poder comer tranquilamente.

Comer palomitas de maíz nos aporta muchos nutrientes, aparte de darnos saciedad y evitar que piquemos entre horas otros alimentos insanos como chocolatinas, refrescos, barritas energéticas cargadas de azúcares, etc. Según el tipo de palomitas tendrá más calorías o menos.

Nosotros estamos acostumbrados a aquellas que se realizan en el microondas o sartén y que se inflan por el calor, y estas no son muy bajas en calorías a menos que evitemos el aceite o la mantequilla. Sin embargo, las que se inflan por aire caliente sin mantequilla ni aceite solo tiene 30 calorías por cada 100 gramos de producto.

Mucho líquido y mastica bien

Sea cual sea las que elijamos, la tos hará acto de presencia, pero vamos a aprender a evitarlo con estos sencillos consejos. En el caso de niños pequeños, es mejor que no consuman este alimento, puesto que el tamaño de una palomita ocupa todo el ancho de su esófago y hay riesgo de asfixia.

Para empezar, tenemos que mantenernos hidratados en todo momento. A poder ser, con agua, para no aumentar la ingesta de calorías, ni agregar más azúcar al organismo y evitar los gases de las bebidas carbonatadas. El agua nos ayudará a refrescar la garganta, a arrastrar la comida de la boca al estómago y limpiará nuestras vías, además de facilitar la digestión.

Una pareja comiendo palomitas

Y hablando de digestión, esta empieza en la boca. Tenemos que masticar y comer con calma, nada de meternos puñados de palomitas en la boca hasta atascar la cavidad oral. Tenemos que comer de una en una y masticar bien a la vez que bebemos algún líquido como agua, limonada saludable, zumo de frutas natural (sin pulpa y sin semillas, ya que esto puede provocarnos picor y tos), etc.

Según los expertos, tenemos que masticar cada alimento unas 30 veces, pero claro, no es lo mismo un bocadillo, que unas palomitas. Hay que masticar hasta triturar y después tragar. Hay que comer con calma.

Sin sal y sin azúcar

Otra cosa a evitar es la sal, las palomitas con sal provocan más tos y más sed, debido a que aumentan la deshidratación del organismo. La sal favorece la retención de líquidos y aumenta la presión arterial, por lo que deberíamos evitar su consumo en grandes cantidades.

También debemos evitar mezclar alimentos, es decir, si comemos palomitas, no mezclarlo con frutos secos que también pueden provocar tos, chuches y gominolas azucaradas, patas fritas de cartucho, etc. Todos estos alimentos dejan restos en nuestra garganta y pueden provocarnos tos.

Las palomitas azucaradas con caramelo o de colores, también provocan tos, debido al azúcar y a los restos de las propias palomitas que se alijan en nuestra garganta hasta que bebemos agua u otro alimento que los arrastre al estómago para continuar la digestión.

¡Sé el primero en comentar!