Los helados sin lácteos se convierten en los más consumidos

El consumo de helados en verano se dispara notoriamente, aunque los gustos y las preferencias han cambiado durante los últimos años. FoodIngredientsFirst examina los sabores más populares y los lanzamientos más destacados en el espacio.

En la actualidad, muchos se decantan por la reformulación con base de plantas, helados no lácteos y con contenido reducido de azúcar. De hecho, la demanda de helados no lácteos ha aumentado a un ritmo constante, consiguiendo un 6% de todos los lanzamientos mundiales en 2020. En cuanto a los sabores no lácteos, el caramelo salado, la fresa y el mango se encuentran entre los que muestran el crecimiento más rápido en este segmento.

Helados no lácteos y con base vegetal

Muchos consumidores se han animado a probar los productos sin lácteos. U principal objetivo es mejorar la salud, aportar variedad dietética y cuidar el medio ambiente.

Los lanzamientos de helados no lácteos casi se triplicaron entre 2016 y 2020. Ha sido muy significativos en América del Norte (25 por ciento de todos los lanzamientos de helados en 2020), Australasia (20 por ciento) y Europa Occidental (10 por ciento).

La demanda cada vez más generalizada de los helados sin lácteos se refleja en la creciente gama de formatos (palitos, conos y mochi) y en la presencia de marcas más convencionales. Las opciones de ingredientes son diversas y continúan evolucionando. Quizá “Animal free” podría ser el siguiente paso, ya que se podría producir proteína láctea por fermentación.

El número de empresas que lanzan helados no lácteos también ha experimentado un crecimiento. Todas ellas apuestan por opciones sin lactosa, soja o gluten. Incluso algunas contienen el certificado de orgánico y vegano. Lo más habitual es que se usen garbanzos o anacardos para conseguir una textura similar al de la leche animal.

helados en cucurucho

El sabor es lo que más importa

Según un informe de Innova Market Insights sobre las tendencias de los helados, el sabor sigue siendo un factor clave para elegir. Más de la mitad de los consumidores compran helado porque «es sabroso», mientras que más de un tercio lo ve como un placer indulgente.

El chocolate con leche, la vainilla y la fresa son los mejores sabores, pero su demanda está disminuyendo conforme aumenta la variedad. Los nuevos sabores preferidos del top 10 entre 2016 y 2020 incluyen caramelo salado, brownie y limón. Lógicamente, el sabor varía dependiendo de la zona geográfica. Por ejemplo, en Asia se consume helados con sabor a té matcha, mientras que en América prefieren el brownie de chocolate.

Los consumidores buscan ingredientes naturales y muchos exigen etiquetas limpias para conocer realmente los compuestos y el modo de producción.

Además, los consumidores de helados se interesan por opciones más saludables. El azúcar es una preocupación particular; aunque también se tiene en cuenta la reducción de grasas y el enriquecimiento de proteínas.
Sin embargo, como la reducción del azúcar continúa siendo un foco de atención, el 47 por ciento de los consumidores a nivel mundial dicen que tienden a gustar más los sabores menos dulces, salados o incluso amargos.

Mientras tanto, el 60 por ciento se decanta por sabores que son más ligeros en la paleta y menos azucarados o pesados.

¡Sé el primero en comentar!