Helado de plátano y yogur perfecto para merendar

Comer helado no es solo cosa del verano. Técnicamente tomar helado no nos resfría, según se demostró en varios estudios científicos, por lo que podemos comer helado en cualquier momento del año. Es por esto por lo que queremos mostrar una receta de helado sencilla, rápida y saludable. Además, aunamos las propiedades y los beneficios de los lácteos y el plátano en esta receta de helado de plátano y yogur.

Cuando se trata de realizar una receta, siempre queremos que sea algo sencillo y poder comérnosla de inmediato, pero en el caso del helado habrá que tener algo de paciencia y tendremos que esperar 6 horas como mínimo. La preparación de esta receta de helado de plátano y yogur solo nos llevará unos 10 minutos, aunque luego se entra en la fase de congelación para convertir la masa en un helado cremoso y delicioso.

Lo bueno de los helados es que combinan con casi cualquier ingrediente, de hecho, a nuestra mezcla de plátano y yogur podemos agregarle otros ingredientes como fresas, mandarinas, frutos secos, chocolate, etc. Si es la primera vez que hacemos una receta de helado, lo mejor será que no nos desviemos demasiado de la receta inicial que os mostramos a continuación.

Antes de explicar el paso a paso de la receta vamos a contar por qué los lácteos son tan imprescindibles en nuestra vida y por qué el plátano debe estar en nuestra dieta diaria o al menos varias veces por semana, seamos niños o adultos.

Yogur, el mejor lácteo

Los lácteos son muy importantes en nuestro día a día, ya seamos niños, adolescentes, mujeres, hombres o ancianos. Un lácteo al día es casi obligatorio en las dietas omnívoras convencionales para prevenir la osteoporosis en mujeres, por ejemplo. Por lácteo se entiende todo aquello que contenga leche de vaca, cabra u oveja como ingrediente principal, por lo que un lácteo al día podría ser desde un yogur, hasta un queso fresco o incluso un helado o mantequilla, siempre y cuando tenga un buen porcentaje de leche como ingrediente principal.

Lo bueno del yogur natural (sin azúcar) es que tiene multitud de beneficios para el organismo, desde la regulación de la flora intestinal, hasta el refuerzo del sistema inmune, pasando por la reducción del colesterol, fortalecimiento de los huesos y los dientes, la prevención de las infecciones vaginales, la mejora la digestión e incluso reduce las alergias.

Como vemos es un alimento muy completo e importante que debemos tomar a diario, salvo que no nos lo autorice un médico. En caso de tener algún tipo de intolerancia, podemos elegir un yogur sin lactosa. En el caso de ser vegetarianos o veganos, podemos elegir un yogur vegetal, siempre y cuando el ingrediente principal tengo un buen porcentaje (por encima de 9 o 10% como mínimo) y esté enriquecido con calcio, vitamina D y si también tiene B12, entonces es perfecto.

Helado de plátano y yogur

Los plátanos son necesarios

El helado de plátano y yogur entremezcla las bondades de ambos ingredientes principales. Ya sabemos por qué es tan importante tomar un lácteo al día, y ahora vamos a descubrir por qué es tan buena idea agregar un plátano a nuestra dieta diaria o semanal.

Recordemos que, como mínimo, debemos comer 5 piezas de frutas diferentes cada día, por lo que recomendamos variar, por ejemplo, podemos comer un plátano, uvas negras, dos mandarinas, arándanos y una pera. Al día siguiente, una naranja, una chirimoya, melocotón, piña y frambuesas. Así variado para aportarle al cuerpo todos los nutrientes que necesita en un día.

Lo bueno de los plátanos es que nos aportan multitud de vitaminas y minerales esenciales, de ahí que sean el ingrediente estrella en muchas recetas saludables como las famosas galletas de avena y plátano.

Por un lado, 100 gramos de plátanos nos aportan vitaminas tan importantes como la vitamina C, A, E y grupo B como la B9 que es ácido fólico. Por otro lado, tenemos minerales de vital importancia como el famoso potasio, calcio, magnesio, cobre, zinc y manganeso.

Receta apta para todas las dietas

En esta receta solo usamos 2 ingredientes que son plátano y yogur, en caso de ser alérgicos al plátano, podemos elegir otra fruta siguiendo el mismo procedimiento. En el caso de ser vegano o intolerantes a la lactosa, podemos elegir un yogur cremoso vegetal. Este helado de vainilla pueden consumirlo grandes y pequeños, y disfrutar de un delicioso postre o merienda.

Como vemos, podemos adaptar la receta a nuestros gustos e intereses, de forma que convertimos una receta genérica en algo 100% personalizable y apto para todo tipo de dietas, ya seamos omnívoros, veganos, vegetarianos, etc. Donde habría algo de problemas es en la dieta keto, que aquí, el plátano no está muy permitido, pero sí el yogur natural sin azucarar.

Con respecto a la dieta paleo, el plátano sí está permitido, pero no el yogur, ya que no se considera un producto natural, sino un procesado. Recordemos que la dieta paleo se basa en una alimentación lo más natural posible y nuestros antepasados de hace miles de años, no sabían ni qué era un yogur.

Esto es lo que necesitas

Esta receta de helado de plátano y yogur se puede hacer de forma manual, pero será conveniente que tengamos una batidora (potente) a mano, de lo contrario, nos costará mucho trabajo conseguir la textura perfecta para un helado cremoso y en su punto exacto. Un procesador de alimentos no nos sirve en este caso porque no admite líquidos, también podría servirnos una Thermomix o algo similar.

También será necesario una lengüeta o pala para arrastrar toda la mezcla, hacer huevo en el congelador para guardar el tupper, un tupper de cristal limpio y seco con tapa. Por supuesto tendremos que tener a mano los ingredientes de la propia receta como son 4 plátanos maduros y un yogur natural azucarado.

Podemos elegir la opción de yogur griego que es más saludable que el normal, también podemos optar por uno vegetal o elegir un yogur cremoso sin azúcar y agregar eritritol o Stevia como edulcorantes saludables. En total, estamos creando un helado con 100 calorías, siempre y cuando nos comamos toda la bandeja, pero no es el caso. Si lo hacéis, shhh! no diremos nada.

Cabe destacar que hay dos opciones para hacer esta receta, o mezclar los ingredientes y congelar después, que es lo más habitual, o congelar todo previamente, y después mezclar, que es la opción que hemos elegido nosotros.

Dificultad Facil
PlatoPostre
Tiempo6 horas y

Ingredientes

  • 4 plátanos maduros
  • 1 yogur natural azucarado

Preparación

Congelar ingredientes
Entre 5 y 7 horas antes de iniciar la receta, congelamos los 4 plátanos sin cascara y envueltos en papel film, así como el yogur dentro de su vasito y con su tapa sin abrir. Los plátanos los podemos partir por la mitad para facilitar el siguiente paso.
Trituramos el yogur
Volcamos el yogur congelado en el vaso de la batidora y empezamos abatir con potencia alta durante 15 o 20 segundos.
Añadimos los plátanos
Dependiendo del tamaño del vaso y la potencia de la batidora, podremos añadir los plátanos de una sola vez o poco a poco. Batimos durante 20 segundo a potencia alta.
Terminamos de batir
Con ayuda de la pala o lengüeta, arrastramos la mezcla de las paredes del vaso hacia el fondo para terminar de batir todo y que quede un resultado cremoso y perfecto. Batimos durante 5 o 10 segundo a velocidad media.
Servir y comer
Al servirlo, podemos decorar con frutos secos, chocolate negro fundido, nata, sirope de caramelo, crema de cacao blanca o negra, semillas, canela, etc. Tengamos en cuenta que todo lo extra añade también calorías, por lo que nosotros solo recomendamos decorar con elementos saludables como semillas, canela o frutos secos.
PUNTUACIÓN DE LOS LECTORES:
0
¡Sé el primero en comentar!