El TRX es un excelente material para entrenar todo el cuerpo con tu propio peso. Lo cierto es que, aunque está presente en la mayoría de gimnasio, muy pocos saben utilizarlo correctamente. Hoy te contamos los 6 pecados capitales de cualquier principiante (y amateur) que desvelarán que aún te queda mucho por aprender.

6 errores habituales al entrenar con TRX

No permitas que las cintas rocen tu piel

En los movimientos de press (como flexiones o aperturas de pecho) es común que las cintas estén rozándose constantemente con tus brazos. Para evitar que esto suceda, levanta un poco más las manos para separar ligeramente las cintas de tu piel. También puedes rotar sutilmente las manos hacia fuera.

De esta manera seguirán estando en una posición idónea, cerca del cuerpo, pero sin rozarnos.

8 estiramientos de TRX para relajar todo el cuerpo

Evita perder la alineación de la columna

Es importante que no se arquee tu espalda, sobre todo en la zona lumbar, cuando realizar ejercicios en los que tu cuerpo está en plancha. Intenta tener siempre una buena alineación y un perfecto control de tu abdomen para hacer los ejercicios correctamente. Tendrás que activar la cadena posterior para moverte en bloque.

Si te resulta muy complicado, puede ser que tengas una inclinación superior a la que eres capaz de manejar. Reincorpórate un poco para no estar tan paralelo al suelo.

Las cuerdas tienen que estar siempre tirantes

En algunos ejercicios, como el remo, es posible que hayas notado cierta holgura de la cuerda en el final del recorrido. Busca siempre un punto de tensión y controla el movimiento. Si te elevas demasiado, como para perder la tensión, no estarás ejercitándote correctamente.

EL TRX no es una polea

¿Se te han movido las cuerdas en el enganche mientras te ejercitabas? Si has hecho un ejercicio con la cuerda izquierda más larga que la derecha es debido a que no estabas haciendo la misma presión en ambas. Tienes que evitar los movimiento oscilantes que desnivelan el movimiento. Además, esa fricción puede acabar acortando la vida de nuestro TRX.

Siempre ten la misma medida en ambos lados y, si tienes que realizar algún ajuste, no lo hagas cargando peso sobre él.

35 ejercicios de TRX para entrenar todo el cuerpo

No empieces el ejercicio hasta que no estés bien colocado

Cualquier cambio que quieras hacer, una vez iniciado el ejercicio, siempre requiere más tiempo y es más complicado de aguantar. Asegúrate de tener el TRX en la posición adecuada y de que tú estás colocado perfectamente.

No pares durante el ejercicio

Un error básico de principiante es empezar un ejercicio y abandonarlo por no ser capaz de aguantar. La ventaja de entrenar con TRX es que todos los ejercicios se pueden adaptar a cualquier nivel, ayudándote de la inclinación y el péndulo. Procura terminar siempre tu tiempo de trabajo, aunque empieces a una intensidad alta y tengas que rebajarla cuando te sientas fatigado.

Es muy sencillo, ya que con tan solo dar un paso atrás o delante se modifica la intensidad notablemente. Lógicamente, si has llegado al punto de perder la técnica, es preferible parar a seguir ejecutando mal el movimiento y aumentar el riesgo de lesiones.