La obesidad es uno de los problemas cardiovasculares más sufridos en la actualidad. El exceso de acumulación de grasa en el organismo puede suponer un riesgo para desarrollar cualquier otro tipo de enfermedad. De hecho, la grasa abdominal puede aumentar el riesgo de padecer hiperglucemia (niveles altos de azúcar en sangre), hipertensión o alteraciones en el colesterol y triglicéridos. Además, cualquier persona con sobrepeso u obesidad demostrará una insuficiencia respiratoria y cardíaca, puede sufrir diabetes, hipertensión o desarrollar cualquier tipo de cáncer.
Así que como remedio para combatir este tipo de problemas, muchos recurren a buscas dietas para bajar de peso. Te contamos hoy cómo debe ser ese tipo de alimentación y cómo lograrlo de manera correcta.

Son muchos los factores que influyen para bajar de peso

Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la obesidad 2016

En 2016, la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) presentó un estudio llamado “Prevención, Diagnóstico y Tratamiento de la obesidad”, en el que habla de la obesidad como “una enfermedad multifactorial donde se han añadido protagonistas impensables hasta hace pocos años”. Tener unos kilos de más no depende exclusivamente de la genética ni de lo que comemos, como verás arriba, influyen otros muchos factores. Para bajar de peso es necesario que seamos conscientes de cuáles son los factores que más influyen en nosotros. ¿Es quizá el estrés? ¿Puede ser una medicación? ¿Deberías estar más activo en tu día a día?

Por desgracia, es muy difícil bajar de peso si el entorno no favorece la situación. Cada vez con más los adultos y niños que aumentan su peso, y la tendencia parece seguir aumentando. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que para el año 2030, el 58% de los españoles tendrán sobrepeso y el 21% obesidad. Por eso, es importante que cambies tu estilo de vida cuanto antes.
La sociedad está acostumbrada a vivir con sobrepeso y todo tiende a apoyar este factor. Vivimos de forma cómoda, tenemos multitud de opciones de transporte, apenas nos queda tiempo libre diario para nosotros y solemos apostar por comida rápida.

Algunos factores que influyen directamente en nuestro estado físico son:

  • Los alimentos que abundan en el supermercado. La gran mayoría son productos ultraprocesados con alto contenido en grasas saturadas y azúcar.
  • El entorno social
  • El transporte en vehículos que nos alejan de mantenernos activos.
  • La publicidad y el márketing de todos los productos.
  • La automatización de la mayoría de las tareas que realizamos.

¿Cómo hacer que bajar de peso sea tu objetivo?

Una vez que te has concienciado de que quieres bajar de peso, lo ideal es que analices los siguientes puntos:

  • ¿Cuántas veces lo has intentado?
  • ¿Cómo son las dietas que has seguido?
  • ¿Has sufrido efecto rebote?
  • ¿Sabrías comer saludable?

Es muy importante que tengas claro cuál es tu objetivo y por qué razón quieres alcanzarlo. Quizá sea por motivos de salud, de estética o por aprender a comer de la forma adecuada. Cuantas más metas abarques con la pérdida de peso, más motivado estarás para querer seguir adelante. Es decir, plantéate que vas a bajar de peso para sentirte más ágil, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y tener una mejor condición física.

Apuesta siempre por los consejos de un dietista-nutricionista, para que te diseñe una dieta personalizada. Además, es importante la manera en la que visualices el objetivo. Pensar que quieres perder 30 kilos, puede resultar poco alentador. Es preferible que te pongas metas pequeñas, por ejemplo, 3 kilos al mes.

Consejos para realizar una dieta saludable para bajar de peso

Tener un experto a tu lado para que te guíe en este proceso será fundamental. Es momento de aprender a cambiar y salir de tu zona de confort, tanto con la alimentación como con tu estilo de vida. No existen las dietas milagrosas (al menos saludables), así que ten paciencia y disfruta del camino a largo plazo.

Realiza compras saludables

Si no lo tienes en casa, no lo comes. Es de sentido común que para comer sano, tu compra en el súper debe ser saludable. Pero esto no quiere decir que compres lasañas de verduras precocinadas o ensaladas con salsas. Eso no es saludable, aunque lleve “verduras”. Compra siempre productos en su forma original, natural y frescos.

Puedes realizar una compra al mes con productos que caduquen tarde (aceite de oliva virgen extra, lácteos, pasta integral, cereales integrales, frutos secos y legumbres); de manera quincenal puedes comprar las carnes y pescados; y durante la semana, dedícate a comprar las verduras y frutas naturales. Así evitarás que se estropeen y dejes de consumirlas.

Intenta varias cada semana en pequeñas cosas. Por ejemplo, una semana toma arroz integral, en la siguiente quinoa, en la otra soja texturizada… Con pequeños cambios podrás mantenerte nutrido correctamente y descubrirás multitud de alimentos que no sabías que te podían gustar.

Sin duda, la dieta mediterránea es de las mejores dietas para bajar de peso y conseguir mantenernos saludables toda la vida.

Mantente activo

Uno de los factores que más influyen en el sobrepeso y la obesidad es la falta de actividad física, ya sea realizando deporte o siendo activo durante el día. Comienza a andar más diariamente, en vez de coger el autobús debajo de tu casa, vete a una parada más lejana. En caso de viajar en metro, no te quedes parado en las escaleras mecánicas y súbelas.
Apúntate a un gimnasio o a clases colectivas que te motiven a mantenerte activo. El ejercicio físico no solamente es bueno para tu organismo, sino que mentalmente notarás un cambio a mejor.