Cuando alguien se inicia en el ciclismo, lo primero que hace es buscar en Google si realmente va a notar un cambio físico. Existe una leyenda que asegura que entrenar con bicicleta te vuelve gordo. Y, efectivamente, es una leyenda.

El ciclismo o spinning no te hará engordar. Te volverá fuerte y te mantendrá en forma. Es posible que se aumente el tamaño de tus cuádriceps, si es lo que buscas; aunque también puedes conseguir simplemente cierta tonalidad muscular. Si montas con regularidad, tu cuerpo se adapta a los estímulos y trabaja para mejorar.

De forma general, el ciclismo puede mejorar significativamente tu capacidad cardiovascular y reducir el porcentaje de grasa corporal. En cuanto a cómo afectará en al moldeamiento de los músculos, dependerá de multitud de factores, como el tiempo de entrenamiento, el tipo de conducción y las características hormonales.

Tus cuádriceps se esculpirán perfectamente

Si entrenas unas 15-20 (o más) horas a la semana, vas a tener piernas que demostrarán que eres un apasionado del ciclismo. Los ciclistas profesionales tienen una sección transversal muscular más grande que el resto de mortales. Sobre todo, los cuádriceps son los músculos más pronunciados por empujar los pedales hacia abajo; así como los isquiotibiales te ayudan a impulsar los pedales hacia arriba. Por eso, hay marcas de ropas que diseñan prendas especiales para ciclistas.

Más testosterona significa más masa muscular

Los hombres tienen una mayor facilidad para ser más musculosos que las mujeres, y es debido a los niveles más altos de testosterona. Cuanta mayor capacidad de absorción de proteínas tenga tu cuerpo, más grandes podrán llegar a ser las células musculares.

No te pierdas: Razones por las que tienes la testosterona baja

Fortalecerás el corazón y los pulmones (y podrás adelgazar)

Realizar entrenamientos de alta intensidad aumenta la capacidad del corazón y pulmones. Tener una mejor condición cardiovascular hará que se incremente la quema de grasa corporal. Por lo que se unen dos grandes beneficios: conducir más rápido (y durante más tiempo) y quemar más calorías.

Los sprints y las pendientes te hacen más fuertes

Con el ciclismo también puedes trabajar la hipertrofia, aunque esta solo ocurre bajo cargas pesadas. Por eso, la mayoría de los velocistas desarrollan una gran masa muscular a lo largo del tiempo. Subir montones de pendientes te harán mucho más fuerte, y contarás con la ventaja de no entrenar con demasiado peso.

Puedes tener cierto desequilibrio muscular

Montar en bicicleta es una actividad que impacta hasta 4 veces más en los cuádriceps que en los isquiotibiales. Es por eso que debes dedicar varios días de la semana al fortalecimiento de tus debilidades. Por ejemplo, entrena tus isquiotibiales con la ayuda de un TRX.