Las manos son una carta de presentación, que dicen mucho de las personas sin necesidad de expresar ni una palabra. Por ello, mantenerlas cuidadas y bonitas, es señal de preocupación por nuestro cuerpo y nuestra salud. Aprende a realizar tu propia manicura casera y luce unas manos bonitas, que hablen bien de ti.

Preparar tu propia manicura casera tiene muchas ventajas. En primer lugar, no es necesario que encuentres un hueco para acudir a un centro profesional, ya que puedes hacértela en cualquier momento. Por otro lado, se reduce drásticamente los costes, ya que los mismos productos te pueden durar muchísimo. Por otro lado, es ideal realizarla una vez a la semana para mantenerlas en buen estado, evitar que sufran daños ocasionados por diferentes causas y retrasar la aparición de señales propias del paso del tiempo.

La manicura es cosa tanto de hombres, como de mujeres, sin excepciones. Por ello, presta atención, quédate con los pasos y comienza a adquirir el hábito. Si empiezas desde ya, será mucho más sencillo continuar con él en los meses más fríos, donde las temperaturas y los factores externos pueden dañarlas con más intensidad.

Pasos para realizar tu propia manicura casera

1.Utiliza un algodón o disco empapado de quita-esmalte, y pásalo sobre las uñas para eliminar restos de esmalte, suciedad o grasa. Es recomendable utilizar productos sin acetona. Resultan menos agresivos y no resecan la uña, cuidándola y manteniéndola más sana.

2.Lima las uñas dándole la forma que más te guste. Es importante que evites hacerlo con tijeras o corta-uñas. De esta manera, impides que la uña se rompa o sus capas se separen.

3.Mójalas con agua y jabón y, con la ayuda de un cepillo especial, frótalas suavemente para eliminar suciedad e impurezas. Sécalas y continúa con tu manicura.

4.Utiliza crema para reblandecer las cutículas y una vez aplicado el producto, empuja con un palito de naranjo. Introdúcelas de nuevo en un cuenco con agua y, posteriormente, sécalas.

5.Aplica aceite vegetal, de ricino por ejemplo, y masajea para que penetre bien y puedas beneficiarte de todas sus propiedades. Déjalo actuar unos minutos.

6.Lávalas con agua y jabón para eliminar restos de producto y aplica un endurecedor de uñas. Elígelo lo más natural posible, evitando componentes que puedan resultar muy agresivos. Este producto evita que las uñas se resequen, se reblandezcan o se rompan.

7.Para finalizar, si lo deseas, elige un esmalte o brillo y aplícalo para darle un toque final de anuncio.

Consulta nuestro post acerca de cómo hacer que tus manos luzcan bonitas, y haz que éstas estén siempre perfectas y en un buen estado. Ahora que sabes cuidar tus manos y tus uñas, conviértelo en un hábito semanal. ¡Notarás la diferencia!