En una alimentación mediterránea no puede faltar una buena ingesta de pescado durante la semana. Conocemos su buen aporte proteico y, en algunos casos, de ácidos grasos esenciales; justamente esto ha sido lo más destacado de la investigación que asegura que las personas que comen pescado, pueden alargar su vida. ¡Te contamos todos los datos!

Podemos reducir una muerte prematura y problemas cardiovasculares

El estudio, publicado en Journal of Internal Medicine, se centró en supervisar el estilo de vida y la alimentación de 240.729 hombres y de 180.580 mujeres. Durante 16 años tuvieron que consumir diariamente diferentes cantidades y tipos de pescado.
Obtuvieron como resultado que los hombres que ingirieron este animal habían reducido un 9% la posibilidad de muerte prematura y un 10% de morir por problemas cardiovasculares. Asimismo, las mujeres redujeron un 8% su tasa de mortalidad y un 38% la probabilidad de morir padeciendo Alzheimer.

Es por eso que los científicos recomiendan firmemente que se consuma de manera habitual para evitar cualquier muerte relacionada con cáncer, enfermedades hepáticas o respiratorias graves. Si bien es cierto, hartarnos a comer pescaito frito (sobre todo, ahora en verano) no es la opción que recomiendan los expertos. Al freírlo nos enfrentamos a una pérdida de propiedades que no ocurriría si lo hacemos a la plancha o al vapor. Además, hay que tener especial cuidado con las frituras y los aceites que se usan, siempre hay que recurrir al oliva virgen extra.

No te olvides de su buen aporte en ácidos grasos omega 3 y 6. Si eres de los que consume poco pescado, pero bebe una leche enriquecida con omega 3, te diré que estás tirando el dinero. Puedes mantenerte mejor nutrido consumiendo salmón, atún o sardinas y tu bolsillo lo agradecerá.
Incluso, tampoco tendrías que recurrir a pastillas si te mantienes bien alimentado. Antes de consumir cualquiera de estos suplementos, consúltalo con tu médico.