El pimiento es un alimento que la naturaleza nos brinda, plagado de beneficios para la salud. Existen diferentes tipos, dulces, picantes, morrón, padrón… Seguro que en alguna ocasión te has preguntado la diferencia entre el rojo, amarillo y verde. No sigas dudando, te contamos las características de cada uno de ellos para que tengas muy claras las propiedades que ingieres.

Los pimientos son fuente de fibra, antioxidantes y vitaminas, y su consumo forma parte de una dieta equilibrada. En función de cada variedad, encontramos una textura y unas propiedades específicas.

El color de los pimientos tiene mucho que ver con su maduración. Pasan del verde, al amarillo-naranja y terminan en un color rojo, más dulce y rico en vitamina C y betacarotenos. Sus propiedades más destacables son las antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas.   

¿Pimiento rojo, amarillo o verde?

Pimiento verde

Como ya hemos comentado, el verde es el pimiento en su etapa de menor maduración. Por ello, su sabor puede resultar más amargo pudiendo ser indigesto si se come crudo. Por este motivo, no se aconseja su consumo en personas con problemas digestivos, ya que podría llegar a irritar la pared de los intestinos. Es rico en vitamina C, por lo que beneficia mucho la apariencia de la piel. Además, ayuda a reforzar el sistema inmunitario fortaleciendo las defensas. Se aconseja para combatir el estreñimiento o el hipertiroidismo.

Pimiento rojo

El pimiento rojo es la versión en mayor maduración. Es fuente muy valiosa de betacarotenos con un alto poder antioxidante. Éste combate los daños ocasionados por los radicales libres, que pueden provocar enfermedades y envejecimiento prematuro de las células de nuestro cuerpo. Por ello, se le adjudican propiedades anticancerígenas. Además, es un diurético natural, ideal para combatir la retención de líquidos y depurar nuestro organismo, liberándolo de toxinas acumuladas. Fuente de vitamina A, B6 y magnesio.

Pimiento amarillo

El pimiento en su fase intermedia de maduración, se torna amarillo o naranja. En este momento, tienen más vitamina C que el verde, pero menos vitamina A y betacarotenos que el rojo. Son ideales para incluir en una dieta orientada a la pérdida de peso, ya que son fuente de fibra que aporta sensación de saciedad. De este modo, evita la ansiedad por comer y los frecuentes picoteos entre horas.

Ahora ya sabes las características de este exquisito alimento, con grandes beneficios para tu salud. Es muy versátil e incluirlo en diferentes recetas es muy sencillo.