Mejor almohada para dormir

la mejor almohada para dormir

Al igual que un colchón, una buena almohada es la primera garantía de un buen descanso. Si te despiertas con dolor en el cuello o en los hombros, puede que sea el momento de cambiar de almohada. Sin embargo, es complicado buscar la mejor almohada para dormir.

En este artículo vamos a intentar contarte cuáles son los aspectos a tener en cuenta para poder encontrar la mejor almohada para dormir.

Dormir sin almohada

descanso optimo

Desde siempre las personas se han preguntado si es bueno dormir sin almohada. No, no es recomendable, la almohada tiene la función de sostener la cabeza cuando dormimos, para que quede alineada con la columna. Dormir sin almohada puede hacernos propensos a dormir boca abajo, posición que no es recomendable ya que puede crear tensión en el cuello al girar el cuello y causar dificultad para respirar.

Para un buen descanso, la cabeza, el cuello y la columna deben estar alineados: eso es lo que hace una almohada. Su propósito es promover una postura adecuada en la columna, lo que permite que los músculos se relajen, lo que permite un buen descanso y una buena respiración. La importancia de elegir la almohada adecuada es evidente, pero la almohada ideal no existe, para elegirla hay que tener en cuenta los hábitos de sueño y complexión física de cada uno.

Por supuesto, también es importante elegir el colchón adecuado, teniendo en cuenta el peso, la posición para dormir, la temperatura…

¿Cuál es el tamaño ideal para una almohada?

mejor almohada para dormir

Las almohadas siempre deben ser más anchas que el ancho de los hombros. En cambio, su altura o grosor cambia según la postura del durmiente.

  • Las almohadas bajas (10 cm) son buenas para los que duermen boca abajo y para los niños pequeños, aunque no es recomendable dormir boca abajo.
  • La almohada mediana (12-13 cm) es ideal para los que duermen boca arriba. Debe estar por debajo de los hombros y moderadamente firme.
  • Una almohada de altura media (15 cm) es ideal para que las personas que duermen de lado mantengan la cabeza y el cuello alineados con el eje de la columna.

Un consejo es que cuando estés en la tienda, intenta probar la almohada en la posición en la que normalmente duerme: controla la alineación de la cabeza, el cuello y la columna.

La mejor almohada para dormir

Existen varios tipos específicos de almohadas (almohadas cervicales, almohadas de maternidad, almohadas para las piernas) que nos ayudan a dormir en determinadas condiciones.

En caso de molestias en el cuello, la almohada cervical crea un orificio en la zona de la cabeza para adaptarse a los contornos del cuello y aliviar las posibles molestias.

Lo mismo ocurre durante el embarazo, que puede brindar apoyo al acostarse de lado, o evitar la incomodidad de dormir boca arriba durante largos períodos de tiempo; colocar una pequeña almohada o cojín debajo de las rodillas puede ayudar a elevar ligeramente las piernas y relajar las piernas. Si duermes de lado, coloca una almohada y descansa las piernas sobre ella para ayudar a estabilizar la posición.

Los rellenos de almohadas más habituales son las almohadas de plumas, las de látex, las de relleno sintético o las de espuma, como las viscoelásticas. Estos son los principales tipos de rellenos:

  • Sintético. Por lo general, este tipo de acolchado está hecho de fibras de poliéster que respiran bien. Esta es una almohada suave que es ideal para personas muy delgadas, niños y no presenta problemas de alergia. Son baratos: los precios oscilan entre los 7 y los 30 euros.
  • Espuma. Las almohadas de espuma suelen ser de poliuretano. Entre ellas se encuentran las almohadas viscoelásticas que tienen un «efecto memoria» que mantiene la forma de la cabeza y el cuello durante unos segundos incluso después de cambiar de posición, haciéndola menos adecuada para quienes se mueven mucho. Sí, es perfecto para los que duermen de lado. Estas almohadas cuestan entre 12 y 100 euros.
  • Plumas y plumón. Las plumas son plumas de ganso o pato. Las almohadas rellenas de plumas son blandas, se deforman, pero recuperan rápidamente su forma original. No sujetan muy bien el cuello. Este tipo de almohada es más adecuada para personas que duermen boca abajo… pero no para personas que se mueven mucho mientras duermen. Tampoco es apta para alérgicos o niños pequeños. Una almohada de plumas puede costar entre 15 y 60 euros.
  • Emulsión. El relleno de las almohadas de látex puede ser sintético, natural o una mezcla de ambos. Esta almohada brinda un buen soporte para la cabeza y es ideal para quienes duermen de lado o para quienes son obesos. El látex aguanta bien el movimiento y también es adecuado para las personas alérgicas a los ácaros del polvo. Su precio oscila entre los 20 y los 80 euros.

Cómo cuidar las almohadas

tipos de almohada

Una vez que elijas una almohada, debes cuidarla bien, lo que puede prolongar su vida útil, hasta 5 años. Estas son algunas de las buenas prácticas para llevar a cabo:

  • Airea las almohadas regularmente: abre las ventanas antes de hacer la cama para una buena ventilación.
  • Dale la vuelta con frecuencia: esto evita que se deforme.
  • Compra una almohada lavable: una o dos veces al año está bien.
  • Usa una funda protectora y lávala cada dos meses (las fundas de almohada, lógicamente, cada vez que se cambien las sábanas).

Importancia de elegir la mejor almohada para dormir adaptada a ti

Dormir bien es esencial para mantener un buen estado de salud y un adecuado funcionamiento físico y mental. A menudo, nos centramos en factores como la calidad del colchón o la temperatura del dormitorio, pero una pieza clave que puede marcar la diferencia en la calidad de nuestro sueño es la elección de la almohada.

La almohada no solo proporciona soporte y comodidad para la cabeza, sino que también afecta directamente a la alineación de la columna vertebral. Además de la alineación, la elección de una almohada adecuada puede prevenir problemas respiratorios. Almohadas de baja calidad o inadecuadas pueden acumular polvo, ácaros y alérgenos que afectan negativamente a las personas sensibles. En cambio, las almohadas hipoalergénicas o con materiales transpirables pueden reducir las alergias y promover un ambiente más saludable para dormir.

Una buena almohada también contribuye a reducir el estrés y la tensión. Cuando estamos cómodos, nuestro cuerpo se relaja, permitiendo que nuestro sistema nervioso se calme y nos sumerjamos en un sueño más profundo y reparador. De esta manera, logramos despertar con más energía y renovados al día siguiente.

Espero que con esta información puedan conocer más sobre cuáles son los aspectos a tener en cuenta para elegir la mejor almohada para dormir.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Actualidad Blog
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.