En las bases de un estilo de vida saludable se encuentran la alimentación equilibrada y el ejercicio físico. Hay estudios que aseguran que podemos alargar nuestra esperanza de vida, pero parece que no todo el ejercicio es igual de beneficioso para todo el mundo. Las últimas investigaciones relacionan los trabajos que requieren de actividad física de manera natural con la muerte prematura.

Los obreros y trabajadores del campo, principales perjudicados

Ha sido un estudio holandés el que ha desvelado que las personas que trabajan en oficios con cierta exigencia física (obreros, mozos de almacén, trabajadores de campo…) tienen un 18% más de riesgo a morir de manera prematura que aquellos trabajadores sedentarios.
Aquí no se centra en realizar deporte como tal, sino en trabajos que implican cierta actividad física. Puede ser una paradoja si pensamos en las recomendaciones habituales que realizan los expertos cuando se trata de un tiempo de ocio.

Es lógico que afecte a nuestro cuerpo de forma diferente estar 8 horas cargando y descargando cajas que salir a correr 30 minutos. En ese tiempo de ocio que dedicamos a entrenar, estamos mejorando nuestras capacidades físicas. En cambio, realizar durante varias horas los mismos movimientos y sin descanso puede ser peligroso para la salud.

Los trabajadores no están preparados físicamente

Este tipo de trabajos requieren una preparación física que ayude a soportar las horas de jornada laboral. El problema es que la mayoría no realiza deporte de manera ociosa, tienen una alimentación menos saludable y pecan en el consumo de tabaco y alcohol.
Aunque realizar ejercicio físico como entrenamiento sea beneficioso para su trabajado, el estudio demuestra que están menos predispuestos a dedicar su tiempo libre a ello.

La investigación, lejos de alarmar a los trabajadores, pretende concienciar de la importancia de una buena forma física. En cualquier trabajo nos beneficia realizar deporte, tanto si trabajamos de forma activa como si nuestro puesto es más sedentario.
Y, por supuesto, se hace un llamamiento para que no se conformen con ser físicamente activos en su trabajo ni pensar que eso equivale al tiempo de entrenamiento natural.