Si tienes un rato libre, lo más probable es que cojas el teléfono y pases el tiempo sin pensar mirando en todas tus aplicaciones hasta que revises todo. Pero, según una investigación reciente de la Universidad de Rutgers, este hábito podría no ser lo mejor para tu cerebro.

En el estudio, publicado en el Journal of Behavioral Addictions, 414 personas tuvieron que resolver 20 anagramas totales, o un «conjunto de letras desordenadas que se pueden reorganizar para formar una o más palabras», ya sea en un teléfono, un ordenador o en papel. A algunos participantes se les dio un descanso después de resolver 10, donde se les indicó que eligieran tres cosas para comprar en una tienda, nuevamente usando un teléfono inteligente, un ordenador o papel. Después, resolvieron los 10 rompecabezas restantes.

«Esta tarea fue elegida porque podía realizarse de manera realista, a través de un documento en papel u online, no tenía ninguna relación con la tarea focal y era lo suficientemente común como para ser un descanso real«, como explicó el estudio. Los participantes del estudio que no se tomaron un descanso continuaron resolviendo los 20 anagramas directamente.

Los resultados fueron sorprendentes. Los que usaron los teléfonos durante el descanso necesitaron un 19% más de tiempo para terminar el resto de los rompecabezas y resolvieron un 22% menos de ellos que aquellos que usaron el ordenador o un trozo de papel durante el descanso. No obstante, las personas que usaron los teléfonos tuvieron un desempeño ligeramente mejor que las personas que no se tomaron un descanso.

¿Por qué? Aunque los investigadores no están del todo seguros, la razón de esto puede tener que ver con el hecho de que es difícil para tu cerebro cambiar el enfoque entre diferentes cosas tan rápido. Los investigadores sospechan que como usamos nuestros teléfonos para muchas cosas, muchas de las cuales son adictivas por sí mismas, mirar el móvil te hace pensar en muchas otras cosas y hace que sea más difícil cambies de nuevo a lo que estabas tratando de enfocarte anteriormente.

Es mejor no utilizar el móvil hasta terminar lo que estemos haciendo

Es el teléfono en sí mismo el que desencadena este deterioro cognitivo, no acciones específicas como revisar Twitter o responder un mensaje de Instagram. Sin embargo, dependiendo de la persona, una aplicación podría absorber a alguien más que a otra, simplemente en función de sus preferencias o intereses.
Pero debido a que no es del todo práctico que las personas no usen sus teléfonos en absoluto, los expertos sugieren no mirar el teléfono mientras trabajas en una tarea importante que necesita toda tu atención hasta que la termines.

También es útil darse más tiempo para hacer la transición dentro y fuera del uso del móvil entre tareas; en vez de simplemente saltar directamente a lo que sea que vayamos a hacer a continuación.

Esto no solo se aplica a proyectos relacionados con el trabajo, sino también al entrenamiento. Ya que es tan importante concentrarse en la carretera y en cualquier obstáculo que tengas delante cuando esté entrenando, la opción más segura es esperar hasta que haya terminado con tu rutina para revisar las notificaciones perdidas.

No obstante, otro estudio reciente descubrió que jugar a juegos en el teléfono podría ayudar a aliviar el estrés más que las aplicaciones específicas a ello, por lo que, como casi todo lo demás, todo con moderación.