Ya estamos inmersos de lleno en la primavera. ¿Qué significa esto? Que suben las temperaturas y empezamos a quitarnos prendas de abrigo. Dejamos nuestra piel al descubierto y nos damos cuenta de que, esas zonas de flacidez, quedan visibles. Hay quien opta por evitar los pantalones cortos, o las camisetas de tirantes, y hay quien decide ¡ponerse en marcha! ¿Y tú? ¿A qué grupo perteneces?

Las cosas que pueden llegar a desagradarnos de nuestro cuerpo, deben transformarse en motivación, nunca en derrota. Por eso, deja de lado los complejos y empieza a cambiar algunos hábitos y a incluir ciertas rutinas que te ayudarán a verte mejor. Este hecho se traduce en una mayor confianza y seguridad para afrontar la vida con la cabeza alta.

¿Qué es la flacidez?

La flacidez es la pérdida de firmeza en la piel, debido a la disminución o debilidad de los tejidos que la sostienen. Éstos son el colágeno, la elastina o las fibras musculares. La flacidez es un hecho que ataca tanto a la piel del rostro, como a la de nuestro cuerpo al completo. Generalmente, tanto hombres como mujeres, la experimentan en zonas como brazos, piernas y abdomen.

Las causas son algunas como la mala alimentación, una vida sedentaria, la edad o la propia genética.

 

Aspectos básicos para eliminar la flacidez

  • Bebe mucha agua.
  • Combina ejercicios aeróbicos con ejercicios de pesas.
  • Olvídate de fumar. Siempre has pensado en dejarlo. ¡El momento es ahora!
  • Evita las pérdidas bruscas de peso.
  • Aliméntate de una forma equilibrada.
  • Lleva a cabo un estilo de vida saludable y activo.

¿Cómo eliminar la flacidez?

  • Para empezar, cuida tu alimentación. Te sorprendería el impacto tan fuerte que tienen los alimentos en el aspecto de nuestra piel, además de en la salud general.
  • El azúcar interviene en la síntesis del colágeno, aumenta la grasa y dota a nuestra piel de un aspecto más envejecido. Por ello ten presente que el azúcar es el mayor enemigo en tu alimentación.
  • La vitamina C ayuda a producir colágeno. Ésta se encuentra especialmente en los cítricos como las naranjas, pomelos, mandarinas o limones.
  • Bebe mucha agua. Es muy importante mantenerse hidratado para que nuestro organismo funcione correctamente. Además, ésta ayuda en la retención de líquidos y aporta una mayor firmeza a nuestra piel, deshaciendo la antiestética flacidez.
  • Introduce en tu dieta la mayor cantidad posible de alimentos frescos y naturales. Evita los productos procesados altos en grasas y azúcares.
  • Alternar entrenamientos de cardio con pesas, te ayudará a perder grasa y, a su vez, fortalecer la musculatura. Por ello, si eres constante, notarás progresivamente cómo mejora la apariencia de tu piel y desaparece la flacidez que tanto te molesta.