Tomar mandarinas todos los días es una buena decisión

Las mandarinas, también conocidas como clementinas, son frutas de pequeño tamaño y muy similares a las naranjas, son sabrosas, refrescantes, nutritivas y muy económicas. Además, estas ricas frutas también son muy versátiles en la cocina y como tentempié en nuestro día a día.

Esta fruta redondita, naranja y tan llena de jugo también tiene multitud de beneficios que conoceremos a lo largo de las líneas que componen este texto. Pero antes de llegar a esa parte averiguaremos por qué no es buena idea comer más de 2 mandarinas al día. Al cierre de este artículo sabremos que las mandarinas no están libres de contraindicaciones.

Valores nutricionales de las clementinas

La información nutricional de las mandarinas y de casi cualquier alimento se calcula en proporciones de 100 gramos, es por esto por lo que las cantidades que daremos a continuación son en base a 100 gramos de mandarinas frescas.

Esta riquísima fruta nos aporta 53 gramos de kilocalorías, 13,3 gramos de carbohidratos, 10,50 gramos de azúcar, 1,8 gramos de fibra y nada de grasas ni colesterol. Pero no se quedan aquí los valores nutricionales, sino que también disponen de minerales esenciales y vitaminas.

Por un lado, los minerales que aportan 100 gramos de mandarinas son calcio, potasio, magnesio, fósforo y sodio. Y, por otro lado, las vitaminas son vitamina A, C y B9.

No son de las frutas más completas del mercado, pero sus valores nutricionales son muy óptimos de ahí que recomendemos comer mínimo una mandarina al día. Se puede combinar con otras frutas, añadir a un zumo natural, comer entre horas, etc.

Un plato de hummus, pepino y mandarinas

¿Cómo se comen las mandarinas? Cantidad máxima

Esta riquísima fruta es típica del otoño y se puede disfrutar de ella hasta el mes de marzo. Algunos trucos exprés para elegir la mejor es que tenga un peso superior a su tamaño y que tenga un intenso olor. Teniendo en cuenta esos detalles, nos llevaremos a casa las mejores mandarinas.

Una vez en casa, podemos comerla en gajos individuales, usar la cascara para la repostería, el jugo para un zumo, o incluso para platos dulces y salados. También podemos ir más allá y preparar gelatina de mandarina y queso filadelfia, mermeladas y compotas, ensalada de zanahoria con menta y vinagreta de mandarina, lomo relleno a la mandarina, surimi con pasta y mandarina, pechugas de pollo con jugo de mandarina, helados, flanes, crepes, etc.

Hasta aquí todo bien, y sí, nuestras tripas también suenan y estamos babeando, pero antes de lanzarnos a comer clementinas todos los días y usarlas en todos los platos, conviene saber qué cantidad máxima recomiendas las autoridades sanitarias.

Podemos comer 1 mandarina al día sin problemas y como máximo 4. Lo más normal es comer dos en la merienda, pero podemos subir a 4 si son muy pequeñas o han trascurrido varias horas desde las anteriores.

Principales beneficios de comer una mandarina al día

Las propiedades de las mandarinas van más allá de la vitamina C, ayudar frente al estreñimiento y ayudarnos a tener una piel más luminosa y un pelo brillante.

Los beneficios de las mandarinas son una ayuda para nuestro organismo en nuestro día a día, por eso es tan importante tener una dieta variada y equilibrada, lejos de los ultraprocesados y las comidas y bebidas llenas de grasas y azúcares.

Lo correcto es tener una dieta llena de frutas, verduras, sobre todo vegetales de hojas verdes, semillas (la gente no les da el valor que se merecen), legumbres, hortalizas, etc.

Combaten la diabetes

Cada día consumimos una gran cantidad de azúcar todo ese exceso se vuelve en nuestra contra porque el organismo llega un punto en el que no es capaz de producir más insulina para reducir los niveles de glucosa, y es ahí cuando surge la diabetes tipo 2.

Por eso las mandarinas son tan beneficiosas en ese sentido porque su elevada cantidad de flavonoides previene y combate la diabetes tipo 2 al regular los niveles de insulina en sangre con un alto grado de efectividad.

Reduce el colesterol

Las mandarinas son fabulosas para combatir el colesterol, ya que pueden reducir el colesterol malo, reduciendo así el riesgo de sufrir infartos y otros accidentes cardiovasculares. También promueven la creación de colesterol bueno y ayudan a mantener a raya los niveles de colesterol general.

Gracias al contenido en potasio, las clementinas son muy recomendables para quienes tienen hipertensión y afecciones coronarias. Además, los antioxidantes de las mandarinas y la acción antinflamatoria ayudan a que la sangre circule mejor y que los vasos sanguíneos estén flexibles.

Un bol lleno de mandarinas peladas

Previene cálculos renales

Comer una mandarina al día nos podría ayudar a prevenir los cálculos renales. Uno de los beneficios de comer esta fruta es que eleva los niveles de citratos en la orina y esto se traduce en una reducción del número de cálculos renales.

¿Cómo lo consigue? Gracias al aumento de ácido cítrico se consigue que los minerales excretados por la orina formen sales de citratos y no se cristalicen y formen sedimentos produciendo las piedras y cálculos renales.

Ayuda en la recuperación física

Las mandarinas son ricas en vitaminas y minerales, tanto es así que son de las frutas más aconsejadas para deportistas, al igual que el plátano. Las mandarinas son fáciles de digerir y su alto contenido en vitamina C, carotenoides y potasio, la convierten en la fruta perfecta para recuperar minerales tras un entrenamiento y ayudar al cuerpo a recuperarse mejor y más rápido.

Recuperar los minerales y líquidos que hemos perdido durante la práctica deportiva es clave para el equilibro del cuerpo, así reducimos las consecuencias del desgaste físico y nos sentiremos más llenos de energía más rápido.

Contraindicaciones

Las mandarinas están riquísimas y nosotros nos declaramos fan de los zumos de mandarina fresquitos, por encima de los de naranja. Pero no es oro todo lo que reluces, puesto que esta deliciosa fruta cuenta con una serie de efectos adversos que muy pocos conocen.

Algunas contraindicaciones de esta fruta es que puede dañar el esmalte dental debido a su acidez, así que recomendamos no morderla con los dientes, sino llevar el gajo directamente al interior de la boca. Además, comer muchas mandarinas en un mismo día puede crearnos úlceras bucales (llagas).

La acidez estomacal es otro de los efectos secundarios de esta fruta también conocida como clementinas. Aunque esto solo se produce si bien tenemos el estómago sensible o comemos muchos alimentos ácidos durante todo el día aparte de las 3 mandarinas que recomendamos.

En las propiedades hemos dicho que una clementina al día podría ayudarnos a reducir las probabilidades de desarrollar cálculos renales, pues bien, uno de los efectos adversos de las mandarinas es que pueden dañar nuestros riñones si el estómago previamente no ha tolerado la cantidad de ácido cítrico.