La respiración es un aspecto muy importante para nuestra salud y bienestar y no siempre le prestamos la atención que merece. Te sorprendería la cantidad de beneficios que puedes encontrar en ella. Hoy te ayudamos a hallar algunos momentos en los que puedes aprovechar para centrarte en la respiración y aumentar así tu bienestar.

A pesar de que la respiración es involuntaria, aprender a hacerlo de manera consciente tiene muchos beneficios para el estado de nuestra salud. Hay muchos factores que pueden impedirnos respirar correctamente. La tensión, la contracción del abdomen, la acumulación de gases o la pesadez estomacal, entre otras, pueden hacer que ésta no sea de calidad. Se torna demasiado rápida y superficial, lo cual supone un impedimento para dotar a nuestro organismo del oxígeno necesario y sentirnos así plenos y satisfechos.

Respirar correctamente constituye una auténtica medicina en muchas circunstancias. En casos de estrés, ansiedad o nervios, en la respiración reside gran parte de la sanación y el posterior bienestar. Quien la controla, puede decir que tiene una autentica herramienta para enfrentar la vida y una garantía para optimizar su vida y aumentar su bienestar.

Momentos para la respiración y el aumento del bienestar

Quien sabe controlar su respiración, quizá no necesita cuadrar un horario para ser consciente de ella. Sin embargo, para aquellos que quieran aprender a trabajarla, resulta muy adecuado reservar algunos momentos para hacerlo.

Al amanecer

Nada mejor que programar la alarma 10 minutos antes de lo habitual y quedarte ese tiempo en la cama, boca arriba, con los brazos extendidos, o sobre las costillas, prestando atención a la respiración. Basta con inhalar y exhalar profundamente durante unos minutos para empezar el día con una mayor vitalidad y energía.

Tras el ejercicio físico

Una vez concluido el ejercicio físico, resulta muy positivo dedicar tiempo a los estiramientos y a la respiración. Notar cómo el oxígeno entra en tu cuerpo, recuperando la musculatura y devolviendo las pulsaciones al sitio es fundamental. Es una ocasión perfecta para que prestes atención a este aspecto y seas consciente del trabajo de tu cuerpo.

Sesión de yoga y meditación

Sería perfecto reservar algunos días a la semana a la práctica de yoga o meditación, o cualquier otra actividad que induzca a la relajación. De este modo, puedes reconectar contigo mismo y ser consciente del trayecto del aire llenando tus pulmones. Supondrá un cambio en tu vida en general, en tu bienestar e, incluso, en tu apariencia física.

A última hora de la tarde

Ese momento en el que parece que el día está a punto de terminar. En el que ya tenemos las tareas del día cumplidas, y solo nos queda relajarnos. Siéntate en una silla, con la espalda recta y los ojos cerrados, y siente cómo el aire entra y sale de tu cuerpo. Sé consciente de ello y experimenta los beneficios que se producen con cada segundo de respiración consciente.