Mantenerse hidratado es imprescindible para nuestro organismo. Beber, aproximadamente, 2 litro de agua al día, transporta oxígeno y nutrientes hacia las células, regula la temperatura del cuerpo y refuerza las articulaciones. Es imprescindible para que nuestro cuerpo pueda funcionar. Hoy te contamos 4 maneras de complementar tu hidratación este verano.

Los meses más calurosos, propios del verano, nos demandan una mayor ingesta de líquido. Sin embargo, hay muchos a los que les cuesta beber agua a lo largo del día. Éste no es motivo para dejar de lado dicha cuestión, ya que es muy importante que bebamos la cantidad suficiente de agua, principalmente, para evitar la deshidratación. No obstante, hay algunos hábitos a los que puedes recurrir con más intención en los meses de verano, para asegurarte de que estás correctamente hidratado.

4 Maneras de complementar tu hidratación este verano

Limonadas

Fabricando tus propias limonadas, puedes lograr una bebida muy refrescante y apetecible para tus momentos bajo el sol. Asegúrate de que ésta sea saludable, aunque experimentes con más ingredientes, además del limón, y bébela con total tranquilidad. Se trata de una opción muy saludable, hidratante, apetecible y estimulante.

Frutas hidratantes

Las frutas, especialmente las de temporada, como el melón o la sandía, son ricas en agua y su ingesta está muy recomendada durante el verano. Suponen un elevado aporte de agua que contribuyen a una óptima hidratación. De esta manera, complementan de una forma excelente la toma recomendada de agua.

Agua de coco

El agua de coco, además de ser deliciosa, es muy nutritiva e hidratante. Además, está cargada de importantes nutrientes. Ésta contiene fósforo, magnesio, sodio y potasio. Asimismo, apenas contiene calorías ni carbohidratos. También aporta gran cantidad de aminoácidos, vitaminas y es una poderosa fuente antioxidante.

Infusiones

Las infusiones son el aliado estrella de cualquier persona. Son nutritivas, hidratantes, depurativas y cada cual tiene sus propiedades para ayudarte en tus necesidades propias. Las hay relajantes, digestivas, diuréticas, antiinflamatorias, carminativas… opta por las que más te gusten y, recuerda, tomarlas frías puede ser muy apetecible.

Algunos beneficios de una buena hidratación

  • Funcionamiento correcto de los órganos de nuestro cuerpo
  • Eliminación de toxinas del organismo
  • Diminución del riesgo de enfermedades urinarias y renales
  • Óptima función intestinal y prevención del estreñimiento
  • Mejor aspecto de la piel luciendo más vital y saludable
  • Los nutrientes se diluyen mejor por el organismo