Ya nos hemos adentrado totalmente en la época del calor, así que debemos tener especial cuidado con nuestra hidratación para que nuestro organismo siga funcionando correctamente. Es muy normal recibir consejos sobre que debemos beber agua o tomar alimentos que contengan grandes cantidades de esta, ¿pero eres consciente de cuál es tu problema de deshidratación?

Es posible que nunca te hayas parado a pensar en qué causa que tengas bajos niveles de agua en tu cuerpo, por lo que hoy te descubrimos 12 posibles causas en las que no hayas deparado nunca.

La menstruación

No es un síntoma que se acentúa cuando estamos en épocas de calor, la menstruación afecta en la hidratación del cuerpo por culpa del estrógeno y la progesterona. Es cierto que la regla no afecta a todas las mujeres por igual, a algunas les dura menos de cuatro días y a otras casi una semana, por lo que la deshidratación también afecta de forma diferente.

Es conveniente que además de por esta causa, bebas agua para reducir la retención de líquidos que se genera durante esta fase del ciclo menstrual.
Te dejo por aquí el artículo sobre cómo puedes aprovechar las fases de tu ciclo para sacar el mayor rendimiento a tu entreno.

El embarazo y la lactancia

Cuando las mujeres están embarazadas, el flujo sanguíneo aumenta y provoca una mayor demanda de fluidos. Además, es muy común que muchas embarazadas sufran vómitos, favoreciendo la deshidratación sin darse cuenta. Es importantísimo beber mucha agua durante los 9 meses del embarazo para poder crear una vida saludable y mantenerse en perfecto estado.

Asimismo, durante la lactancia también se pierde agua con la leche. Incluso, es posible que tengas poca hidratación si notas que te cuesta demasiado producir leche.

Las medicinas

Los medicamentos pueden influir directamente en la eliminación excesiva de agua a través de la orina, como por ejemplo los diuréticos. Es muy común que ocurra cuando se toman medicinas para la hipertensión o en tratamientos para el acné.

La diabetes

Si eres diabético deberías ser consciente de que tienes mayor riesgo a sufrir deshidratación. Al tener los niveles de azúcar altos, tu cuerpo intentará eliminar la glucosa que sobra produciendo más orina. Es muy normal que sientas ganas de ir al baño varias veces, así que no pierdas de vista tu botella de agua para reponer líquidos.

El síndrome del colon irritable

El colon irritable es una enfermedad digestiva crónica que suele afectar a gran parte de la población. Se puede sufrir diarrea, vómitos, nauseas o, incluso, estreñimiento. Por supuesto, esto deriva en una deshidratación importante. Mantente siempre bien hidratado, tanto por bebidas como por comidas.

Practicar ejercicio físico

Quizá sea el motivo más obvio y con el que muchos nos identificamos. Al realizar ejercicio, favorecemos la producción de sudor y perdemos líquido, sobre todo en épocas de calor. Es importantísimo que te hidrates antes, durante y después de entrenar.

Las dietas bajas en hidratos de carbono

Los hidratos de carbono se almacenan en el organismo junto a los líquidos. Cuando dejamos de consumirlos o lo hacemos de manera pobre, seguramente también tengamos pérdidas de agua. Puede ser motivante frente a los números que marca la báscula, pero no tiene por qué ser saludable.

Los suplementos dietéticos

Debes tener especial ojo con las hierbas, especias o suplementos dietéticos que tengan efectos diuréticos. Los berros, el perejil o las semillas de apio suelen favorecer que vayamos a orinar con más frecuencia.

El estrés

Es dificil reducir o eliminar el estrés en su totalidad, lo sabemos. Lo que ocurre cuando nos estresamos es que liberamos adrenalina y cortisol, hormonas que pueden acabar descontrolándose si no frenamos el estrés.

La adrenalina se vincula con la producción de aldosterona (hormona que nivela los niveles de líquidos y electrolitos). Cuando no tenemos suficiente adrenalina para manejar el estrés, la producción de aldosterona disminuye y aumenta la deshidratación.

Las bebidas alcohólicas

No es la primera vez que te decimos que el alcohol es una sustancia que deshidrata el organismo. Se recomienda no consumirla, pero si lo haces, es mejor que bebas agua entre copa y copa (aunque sea de vino).

Seguro que te has dado cuenta de que cuando bebes alcohol, tienes más ganas de ir al servicio. Esto se debe a que el alcohol inhibe una hormona antidiurética que de forma normal envía de nuevo al cuerpo parte del líquido que bebemos, en vez de enviarlo a la vejiga.
En cambio, cuando consumimos bebidas alcohólicas, las células se contraen y aumentan los niveles de agua en la vejiga. Es decir, vas más veces a hacer pis y te acabas deshidratando antes.

La altitud

Te llamará la atención saber que cuanto más alto estemos, más agua necesitamos. Al estar en zonas de mayor altitus, nuestro organismo lucha para aclimatarse y aumenta la respiración. Son procesos naturales que aumentan los niveles de orina y, por ende, disminuye la hidratación corporal.