Ser madre es probablemente la mejor experiencia que puede darte la vida, pero a su vez trae consigo un sinfín de molestias y cuidados a tener en cuenta en los nueve meses de gestación. En el mundo del deporte, la gran duda que sobrevuela es siempre saber si estando embarazada habrá que dejar el deporte, o al menos hasta que mes una rutina sosegada será posible. Respecto al tema, se dan una gran cantidad de leyendas urbanas que procedemos a desmentir hoy, porque el ejercicio durante el periodo de embarazo (con moderación), solo puede traer beneficios. 

Beneficios del ejercicio durante la gestación

Serán muchos los puntos positivos de hacer ejercicio durante los nueve meses de un embarazo. De hecho, tendremos que pensar en un beneficio no solo para la mamá, sino también para el feto. Al igual que se suele comer para dos o cuidarse para dos, pensemos en ejercitarnos para dos. Estos pueden ser algunos de los grandes beneficios:

  • Reducir molestias: Conforme avance el embarazo, nuestra espalda y core se irá resintiendo ante el peso que iremos acumulando. Por ello, ir ejercitándonos aumentará nuestra flexibilidad y predisposición ante el peso del bebé. Siempre asesorados, solo nos puede hacer bien.
  • Ir preparando el parto: Se sabe del dolor de un parto, pero podemos pensarlo como una actividad aeróbica potente. Y es que la respiración será clave, y no haber dejado el ejercicio nos llevará a un parto más rápido y con menos dolor. Ese ‘inspira e inspira’ tan clásico que suele gritar la matrona, no es casualidad. ¡Habrá que trabajarlo!
  • Evita dolencias y enfermedades: El sendentarismo de un embarazo unido a las exigencias que el bebé reclama de nuestra nutrición, puede desembocar en problemas como cierta hipertensión o ser proclives a la diabetes. Ejercitar nuestro sistema cardiovascular evitará estas dolencias.
  • Ir preparando la recuperación: Esa frase de que se come por dos no es mentira, y por ello el ejercicio ayudará a controlar un peso óptimo y estar adaptados a un ejercicio que será obligatorio en el periodo post-parto.

Favorece el descanso

Hace unos veinte años, el mayor consejo a una embarazada era el reposo absoluto, debido a la concepción de que el embarazo afectaba a las defensas como si de una enfermedad se tratara. Sin embargo por fortuna esos consejos han tocado a su fin, y en la actualidad se sabe que ejercitarse de manera moderada es la mejor manera de hacer frente a las molestias del embarazo e ir preparando el momento del parto.

Uno de los grandes beneficios del ejercicio será la ayuda a dormir mejor. Ni que decir que el descanso será clave para reponer el esfuerzo de todo un día, y un rato de bicicleta estática, una caminata o similar, terminará por hacernos sudar, ejercitar nuestro tronco y abdomen y ayudará a un descanso correcto por la noche. Son todo beneficios.

El bebé sale también beneficiado

Para terminar de desmentir aquellos mitos que desaconsejan el deporte durante el embarazo, ¿cómo se quedan si les digo que beneficia hasta al feto?. La explicación es clara. Partiendo de que el bebé requerirá de grandes dosis de oxígeno y nutrientes procedentes de la sangre de la madre, el ejercicio incentivará una mayor oxigenación para el bebé, gracias a un mayor desempeño del sistema cardiovascular.

Consigo, incluso el movimiento controlado supone un masaje para el bebé que llegará a estimularle, al mismo tiempo que su metabolismo se verá beneficiado por un mayor aporte hormonal y mayores cantidades de oxígeno.

Asesoramiento y decrecimiento

Por último siempre será clave destacar la necesidad de un buen asesoramiento profesional para los ejercicios. Partiendo de la obviedad de que los ejercicios no pueden ser los mismos en las primeras cuatro semanas que en las últimas, si hay una serie de actividades muy recomendables, como pueden ser el pilates, la bicicleta o andar, simplemente.

Conforme avance el embarazo, será conveniente desempeñar actividades que permitan apoyar el peso del feto, de manera que trabajar con mancuernas desde el suelo sentada, estiramientos como los famosos ejercicios de Kegel o dar uso a unas bandas elásticas serán grandes opciones.

De esta manera, el ejercicio no debe abandonarse durante un embarazo pero sí dosificarse. Pensar siempre en ejercitarse por dos te incitará a hacer ejercicio y tener el cuidado preciso para tener un periodo de gestación magnífico.