Sufrir alteraciones con el ácido úrico en la sangre puede provocar grandes problemas de salud. Hace unos días, te contábamos en un artículo qué era el ácido úrico y las consecuencias de la hiperuricemia. Como bien recordarás, el ácido úrico es un compuesto químico que crea nuestro propio organismo cuando quiere disminuir unas sustancias llamadas purinas. Las purinas pueden generarse por el propio organismo internamente, o bien introducirlas en el cuerpo a través de la alimentación. El organismo podrá utilizar esas purinas para los procesos de regeneración celular, o bien las elimina mediante la orina en forma de ácido úrico.

El problema viene cuando esa la eliminación a través de la orina es bastante pobre y comienza a acumularse el ácido en la sangre. La cantidad normal en nuestro cuerpo debería ser de entre 2 y 4 mg por cada 100 ml de sangre. Si supera los 7 mg, se produce la llamada hiperuricemia.

A continuación encontrarás alimentos a evitar y otros consejos para reducir el ácido úrico rápidamente.

Alimentos a evitar

Las purinas son las más perjudiciales para aquellas personas que sufren problemas con el ácido úrico, por lo que hay una serie de alimentos que debes evitar para reducir la hiperuricemia. Evidentemente, deberás llevar un estilo de vida saludable y realizar ejercicio físico para notar resultados rápidamente.

La casquería, las carnes rojas, el marizo y el pescado azul son grandes problemas para personas con un elevado nivel de ácido úrico en sangre. Al tener un alto contenido en purinas, lo recomendable es evitar en mayor medida su consumo. Las legumbres, las setas, los espárragos y las espinacas, a pesar de ser muy saludables, también pueden generar efectos negativos en personas con este problema. Se deben evitar hasta que el médico determine que no corremos ningún peligro, pero si estás sano, no dudes en tomarlas en tu dieta.

El alcohol tampoco aporta nada saludable, pero la cerveza, en concreto, tiene una alta cantidad de purinas.

Alimentos que debes consumir

Al igual que hay alimentos que debes evitar, también hay otros muchos que debes introducir en tu dieta habitual. Es muy importante que te mantengas correctamente hidratado con agua para ayudar a estimular la función renal del organismo y eliminar las purinas a través de la orina. Así que es altamente recomendable que apuestes por infusiones que mejoren la retención de líquidos, como la cola de caballo, diente de león, romero u ortiga verde.

La fruta (manzana, cereza, fresa, plátano, ganada, naranja, limón, uvas) con poco contenido en fructosa, los frutos secos naturales, los lácteos y las hortalizas también son imprescindibles en este tipo de alimentación. En definitiva, se busca llevar una dieta equilibrada y variada, que también puedas mantener una vez que superes el incidente con el ácido úrico.

Por supuesto, consulta siempre con un médico y un nutricionista. Nadie mejor que un experto determinará una dieta personaliza a tu caso.