Tener irregularidades en los niveles de colesterol es uno de los problemas más habituales en las personas. La alimentación y el estilo de vida tiene gran parte de implicación en esto, por lo que es interesante que conozcas cuáles son los alimentos que deberías dejar de consumir para mejorar tu colesterol. Pero antes de introducirnos en ese listado, creo que es necesario que sepas qué es el colesterol, para qué sirve y qué diferentes tipos existen.

¿Qué es el colesterol?

Es uno de los lípidos (grasas) más importantes de nuestro organismo. Se encarga, en mayor medida, de la formación de las membranas celulares y es la base de la síntesis de las hormonas sexuales y suprarrenales. Además, ayuda en la creación de los ácidos biliares, que son necesarios para facilitar la digestión de los alimentos grasos.

El colesterol, en situaciones normales, viene dado de los alimentos que ingerimos y que el hígado elabora. Ese colesterol pasa a la sangre y se distribuye en diferentes órganos y sistemas del cuerpo. El importante que exista siempre un buen nivel, ya que un exceso en la sangre hace que se deposite en las paredes de las arterias y dé lugar a las “placas de ateroma”. Estas placas se construyen principalmente por el colesterol almacenado, por macrófagos, y por células musculares- Si el nivel sigue estando alto, las placas van aumentando de tamaño y aportan rigidez a los vasos sanguíneos. Cuando se rompen, se forman trombos que pueden taponar total o parcialmente la arteria.

Tipos

Siempre hemos escuchado que existen dos tipos de colesterol, aunque no es del todo correcto. El colesterol es una sustancia única que se transporta en la sangre por las lipoproteínas. Existen dos tipos de lipoproteínas: las de baja densidad (LDL) y las de alta densidad (HDL). Las primeras se encargan de transportar el colesterol a los tejidos, y su exceso se relaciona con el desarrollo de arteriosclerosis. En cambio, las de alta densidad extraen el colesterol que sobra de las células y de las placas de ateroma. Por eso, a este último se le denomina popularmente como el “bueno”.

Alimentos que suben el colesterol

Antes de modificar cualquier parte de nuestra alimentación, es recomendable realizarnos unos análisis que establezcan los niveles de colesterol. Por supuesto, también es necesario contar con el consejo de un experto para determinar si debemos preocuparnos o no por los datos obtenidos. Aun así, existen ciertos alimentos que debemos restringir si queremos mantenernos saludables.

Carnes rojas

Estas carnes (ternera, buey, cordero) tienen un alto porcentaje en grasas saturadas. Los expertos recomiendan no abusar de su ingesta, eliminar la grasa visible y elegir cortes magros. Además, la forma de cocinado es importante que no añada más grasas (aunque sean saludables).

Algo parecido para con la casquería y las vísceras. A pesar de aportar vitaminas A, D, B12, cobre y potasio, es conveniente consumirlas con moderación durante la semana.

Productos ultraprocesados

Todos los productos ultraprocesados están repletos de azúcares, grasas saturadas, trans y químicos. Cuando existe un alto nivel de azúcar en sangre, el efecto del colesterol LDL (malo) es mucho más agresivo. Asimismo, el problema de estos alimentos es que tienen un sabor adictivo que nos hace comerlos de manera compulsiva, por lo que el aumento de colesterol será mayor.

Embutidos y fiambres

Este tipo de alimentos no aportan demasiados beneficios. Contienen demasiada sal, altos niveles de grasas saturadas y colesterol. Lo ideal es evitarlos para no incrementar la posibilidad de desarrollar enfermedades coronarias.

Quesos

Cada queso tiene una composición distinta, dependiendo de la leche de procedencia y el tipo. Generalizando, los que tienen un mayor proceso de curación y los de untar (gouda, emmental, cabra curado, brie o parmesano) son los que contienen más grasas saturadas y colesterol.
En cambio, los quesos de oveja o cabra apenas aportan grasas. Aun así, hay investigaciones que aseguran que tomar este alimento, aunque pueda aumentar el colesterol, no es tan perjudicial para el corazón como otros alimentos. Los expertos recomiendan el queso fresco de oveja.

Mantén una alimentación saludable y equilibrada, además de realizar ejercicio físico regularmente. No caigas en la trampa de consumir ciertos productos diseñados estratégicamente para «curar» problemas serios, como es el caso del Danacol. Mejora tus hábitos alimenticios para notar una mejoría real.