Cualquier experto en salud y nutrición te recomendará tener una alimentación saludable y equilibrada para gozar de una buena salud. Es importante agregar todos los macronutrientes y micronutrientes para que nuestro organismo funcione adecuadamente. Dentro de esos micronutrientes nos encontramos con numerosas vitaminas, y en esta ocasión te contamos los beneficios que aporta la vitamina A.

¿Por qué es importante consumir Vitamina A?

La vitamina A es un nutriente muy importante. Se caracteriza en mayor medida por poseer grandes propiedades antioxidantes, por lo que nuestras células se encuentran protegidas de los radicales libres (causantes del envejecimiento celular). Esta vitamina es fundamental para el crecimiento del pelo y el mantenimiento de la piel, así como necesaria para la visión y el crecimiento de los huesos.

Es muy conocida en el campo de la visión, y por eso se dice que comer zanahorias (como los conejos) mejora la salud ocular. Y es cierto, la vitamina A se encarga de detener la pérdida de la agudeza visual, evita el deterioro de la retina y  la protege de posibles enfermedades.
También, reduce el riesgo de desarrollar algunas enfermedades oculares propias de la edad (degeneración macular y cataratas) y favorece a prevenir otras enfermedades relacionadas a la tensión ocular (glaucoma). Incluso, puede mejorar nuestra visión nocturna.

¿En qué alimentos se encuentra?

La mejor manera de obtener vitamina A es mediante el consumo de alimentos. Sin duda, es la forma más barata para aportar todos los nutrientes a nuestro organismo. Podemos encontrarla en:

  • Granos integrales. Cereales y avena.
  • Frutas. Sandías, ciruelas, mandarinas, melón, mangos, plátanos, melocotón y pomelo.
  • Verduras. Nabos, tomates, batatas, calabazas, espinacas, col, pimiento rojo, zanahorias, hojas de mostaza, lechuga, endibias, acelgas y brócoli.
  • Carnes. Carne magra, pavo, hígado de pollo, carne de cerdo y de res.
  • Productos lácteos. Quesos, yogur y leche.
  • Legumbres.

No se debe abusar de la Vitamina A

Todo en exceso es malo, aunque sean alimentos saludables. Ingerir demasiada vitamina A por parte de los suplementos, podría acabar generando una hipervitaminosis A. Es decir, una toxicidad de la vitamina. Sus síntomas son justo los inversos a los beneficios: sequedad de la piel, caída del cabello, fatiga, dolor de cabeza, pérdida de apetito, problemas de hígado y vómitos.
Incluso, con el paso del tiempo se puede llegar a perder coordinación muscular, tener visión borrosa y mareos constantes.

Por si fuera poco, también puede producir problema en los fetos. Lo más recomendable es ingerir la vitamina A mediante los alimentos. De esta forma nos aseguramos una correcta dosis diaria.