Al igual que los osos que salen de la hibernación, los deportistas experimentan una transición similar a medida que dejamos los entrenamientos en el gimnasio y salimos de los sótanos que sirvieron como cuevas para el dolor durante todo el invierno. La temporada baja puede ser un momento particularmente difícil para cualquier amante del ciclismo o running, ya que los kilómetros al aire libre suelen ser limitados, y esto puede llevar a una sensación improductiva o una pérdida de condición física. La primavera representa una nueva temporada, un nuevo comienzo, y generalmente está llena de días largos y liberadores en la silla de montar.

Pero a pesar de finalmente poder montar al aire libre después de un largo invierno, el ciclismo de primavera no está exento de desafíos. Además de sacudir las piernas, los paseos de principios de temporada también pueden incluir lidiar con alergias o sobrevivir a un aguacero inesperado. No dejes que estos problemas te impidan salir; a continuación te mostramos algunas maneras de aprovechar al máximo tu temporada de ciclismo de primavera.

Lidiar con alergias

No estamos diciendo que debas recurrir al pastillero para tus alergias esta primavera, pero hay formas seguras y legales para minimizar los efectos que las alergias pueden tener en tu entrenamiento de primavera.

Primero debes saber qué está causando las alergias. ¿Son las esporas de moho en áreas húmedas y leñosas, polen de árboles y pastos, o están inducidas por el ejercicio? Puedes ir a un alergólogo para averiguar a qué es alérgico y cómo de sensible eres. Saber qué condiciones harán que tus síntomas empeoren puede ayudarte a evitar mucho dolor.

Si el problema es el polen o el moho, recomendamos salir por la noche o después de llover para reducir la exposición. También puedes consultar sitios, como weather.com, para verificar el pronóstico local de alérgenos: si los niveles en tu zona son demasiado altos, podría ser más seguro optar por un entrenamiento en interiores.

Saber qué desencadena tus síntomas también puede ayudarte a tomar medidas preventivas antes de salir. Si los síntomas no son demasiado graves y solo justifican un «enfoque según sea necesario», tomar un antihistamínico oral al menos una o dos horas antes de un entrenamiento puede ser una estrategia lo suficientemente buena para usted.

Sobrevivir a la lluvia

A pesar de que la primavera puede ofrecer excelentes temperaturas para entrenar al aire libre, los patrones climáticos de la temporada pueden ser impredecibles. Incluso si comprobaste el tiempo antes de salir por la puerta, puedes encontrarte ocasionalmente atrapado en la lluvia a kilómetros de tu casa. Lo importante aquí es estar preparado antes de estar en una situación menos ideal. Mete el teléfono en una bolsa con cierre seguro o en una funda impermeable para evitar daños por agua, lleva una chaqueta impermeable liviana y fácil de guardar para mantener tu core seco y cálido, y coloca una gorra y guantes en el bolsillo para una mayor calidez sobre la marcha.

Una vez que estés en medio de la lluvia, evita ir por zonas con agua estancada o por las líneas de carril pintadas, y estate especialmente atento a los conductores distraídos.

6 cosas que deberías hacer cuando vuelves de montar en bicicleta con lluvia

Hazle una revisión a tu bicicleta

No importa si has estado montando en una bicicleta de interior o si dejaste tu bicicleta abandonada en el garaje durante todo el invierno, asegúrese de examinarla detenidamente antes de comenzar tu entrenamiento de primavera. Reemplaza las llantas, lubrica tu cadena, revisa las pastillas de freno y asegúrate de que todos los pernos estén apretados. Monta en tu bicicleta para dar una vuelta rápida y corre a través de las marchas para asegurarte de que también pueda cambiar correctamente.

Si todo esto suena como una molestia, deja tu bicicleta en tu taller y haz que se encarguen por ti. Es mejor ser proactivo y obtener una puesta a punto adecuada para que no te quedes tirado en mitad de un entrenamiento.