El kale, o col rizada, se ha puesto de moda hace relativamente poco por los numerosos beneficios que nos aporta. Como bien hemos nombrado antes, pertenece a la familia de la col y está relacionado con las verduras crucíferas (brócoli, espinacas, coliflor, coles de bruselas…).

Este superalimento concentra una gran cantidad de vitaminas y minerales. Calcio, hierro, vitaminas A, C y K son algunas de las propiedades que esta verdura contiene. Por ello, este alimento se ha convertido en uno de los más famosos superalimentos en los últimos tiempos.

Ingredientes

  • 200 gr de hojas de kale (frescas y lavadas)
  • Aceite de oliva
  • Sal rosa del Himalaya
  • Pimienta

Preparación

Prepara el kale

En caso de que compres el kale con su tallo, corta las hojas del tronco y lávalas.
Intenta partirlas con las manos para que queden con un tamaño reducido y podamos comerlas a modo de chips.

Bandeja de horno

Sobre la bandeja, coloca un papel vegetal o de hornear y extiende bien separadas las hojas de kale.

Es importante que queden bien extendidas por la bandeja para que queden bien crujientes. Por lo que deberás repetir el proceso varias veces para cocinar el total de 200 gr.

Agrégale un poquito de aceite de oliva y extiéndelo por todas las hojas. Si es necesario usa tus manos.

Precalienta el horno

Coloca el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Hornea

Cuando el horno esté caliente, introduce la bandeja y hornéala durante 8-10 minutos. Remueve el kale si es necesario, así quedará más crujiente por todos los lados.
Ten cuidado de que no se te quemen, no deberían llegar a ponerse marrones.

Espécialo

Échale una pizca de sal rosa del Himalaya y pimienta al gusto.

Puntúa esta receta
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0%