¿Conoces la normativa para viajar con mascotas en coche?

En verano, las cifras de abandono se duplican y eso es culpa de la irresponsabilidad de muchos, ya que en lugar de buscar soluciones y viajar con su mascota, deciden abandonarla, e incluso malherirla, regalarla o eutanasiarla. Solo unos pocos conductores saben cómo hay que viajar en coche con mascotas. No se trata solo del arnés, el trasportín y similares, sino pararnos en zonas seguras, donde el animal pueda salir y pasear un rato alejados todos de la carretera y si hay sombra, mucho mejor.

Royal Canin y Race se han unido para lanzar un informe llamado «Animales de compañía y Seguridad Vial», y en él explican cómo casi la mitad de los hogares actuales tienen algún animal de compañía en esas familias, se les considera un miembro más. No solo en el plano familiar del día a día, sino también cuando se trata de ir de vacaciones todos juntos, incluyendo el gato o el perro.

Viajar con animales precisa de tener ciertos conocimientos, ya que el animal no puede ir suelto por el habitáculo bajo ningún concepto. En este sentido, y según la encuesta de Royal Canin y Race, el 47% de los encuestados cree que la legislación no es clara en lo que respecta a los desplazamientos y a cómo tienen que ir los animales dentro del coche.

El animal no puede ir de cualquier forma

Igual que nosotros, y nuestros hijos, vamos perfectamente colocados, con sillas especiales, cinturón y demás, los animales también deben ir igual de protegidos, no solo por ellos, sino por la integridad de todos los ocupantes. Un vehículo circulando a 50 km/hora, en caso de impacto, las mascotas que no van debidamente aseguradas multiplican hasta 35 veces su peso, lo que supone su muerte instantánea por impacto y la de otro ocupante si se da esa desafortunada casualidad.

Cuando vayamos a viajar con mascotas, y tengamos dudas, debemos consultarlas con nuestro veterinario de confianza. En la encuesta de Royal Canin y Race, se hace visible el descontrol que hay entre los españoles dueños de mascotas. El 39% usa arnés de un solo agarre, el 24% un arnés de seguridad de doble enganche, el 18% hace uso de trasportines, pero sujetos al asiento de atrás, algo penalizado y muy peligroso, ya que esa carga chocará directamente con el asiento delantero. Por otro lado, la mejor opción es colocar el trasportín detrás del asiento delantero, preferiblemente del que va vacío. Esta opción la realiza solo el 5%.

Un 16% usa barreras separadoras, y hasta ahí todo bien, pero no nos olvidemos de usar un arnés de seguridad. A día de hoy aún existe un 4% de españoles que viaja con mascotas en coche y no utiliza ningún sistema de retención, sino que lo lleva en brazos o suelto dentro del habitáculo.

Hay quienes aún no son conscientes del peligro, porque creen que no va a pasar nada y piensan «¿Pero por qué voy a tener un accedente? Un simple frenazo bruco a 100 km/hora y si no se dispone de una buena sujeción, el animal sale disparado causando daños a su paso, con la consiguiente muerte del animal.

Las paradas, otro punto débil

Cuando vamos a viajar en coche con mascotas, debemos pensar en que esos animales también están cansados, agobiados, estresados, etc. Es por esto por lo que convendría buscar paradas seguras a lo largo del camino, ya que en un despiste el animal puede escaparse.

A la hora de salir del coche, nosotros recomendamos que ya tengan su arnés puesto y usar una doble correa, con un enchanche a nuestra ropa o cuerpo y otro recogido en la mano. Sea gato o perro, toda precaución es poca, ya que estarán en un sitio desconocido, con nuevos olores, ruidos, etc.

De entre todos los encuestados, el 57% busca paradas seguras y especiales para mascotas antes de iniciar el viaje, y el 15% reconoce que no piensa en ese tipo de detalles. Asimismo, el 68% de los encuestados suspende las áreas de servicios por no estar habilitadas para mascotas, y el 56% valoraría positivamente que tuvieran algún tipo de área asegurada para poder soltar ahí a sus mascotas.