Así puedes viajar con tu mascota estas vacaciones

Llegan las vacaciones, ya sean de verano, Navidad, Semana Santa o cualquier tipo de vacaciones que hayamos reservado en el trabajo, y… ¿Qué hacemos con el michi? ¿Y con el perro? Que no cunda el pánico, a lo largo de este texto vamos a explicar cómo viajar con mascotas en avión, tren, autobús y coche, además, vamos a dar un truco interesante en caso de ser una escapada inferior a 3 noches.

Las vacaciones son uno de los principales motivos de abandono en nuestro país, donde cada año se abandonan a cientos de miles de perros, gatos, conejos, tortugas, aves, hurones, chinchillas, y la gran mayoría mueren por inanición, atropelladas, por soledades, por enfermedad, por frío o por calor. Es un acto horrible, cuando siempre hay una solución, sí, SIEMPRE la hay.

Queremos aportar nuestro granito de arena ofreciendo una guía completa para saber cómo viajar con nuestro perro o gato en coche, tren o avión. En el caso de ser otra especie, como iguana, conejo, hámster, chinchilla, periquitos, etc. lo mejor es optar por cuidadores externos o algún amigo, vecino o familiar que nos lo cuide en una ausencia, ya que nuestro amigo podría perder la vida si lo sometemos a tal estrés.

¿Cómo viajo en avión con mi perro o gato?

Primero debemos dejar claro que cada compañía aérea tiene sus normas e impone sus condiciones, pero vamos a dejar por aquí todo lo que sí o sí exigen las principales aerolíneas que operan en nuestro país. Y, por cierto, Ryanair no admite viajar con mascotas.

Una foto desde el interior de un avión

Iberia (lo mismo que British airways)

Esta compañía permite viajar con mascotas, tanto en cabina como en bodega. Para ir en cabina, el peso total (con trasportín incluido) no debe exceder de los 8 kilos, más allá de eso, el animal irá en bodega bien asegurado. No se permite viajar con perros de razas peligrosas, ni perros y gatos braquicéfalos (hocico muy recortado y tiene a tener problemas respiratorios).

Toda la documentación del animal debe estar actualizada con todas sus vacunas al día, incluido el chip y desparasitaciones, el animal debe gozar de buen estado de salud, etc.

Hay que personarse en el aeropuerto un buen rato antes para rellenar los papeles y la documentación necesaria para que el animal pueda viajar en el avión con nosotros. Además, solo está permitido viajar con un máximo de 2 mascotas en el mismo vuelo.

No se permite viajar con mascota si hacemos escala y el siguiente avión es de otra compañía. Como poder si se puede, pero debemos rellenar la documentación nuevamente, atenernos a sus normas y pagar las tasas que nos exija esa otra compañía aérea.

Vueling

Esta compañía es algo más flexible, ya que permite viajar con perro, gato, aves (no de rapiña) e incluso con tortugas. Para que sea aceptado (siempre en cabina no hay opción de bodega), deberá ir en un trasportín con unas medidas máximas de 45 x 39 x 21 cm y un máximo de 10 kg (transportín incluido).

Para comprar el billete de nuestra mascota, debemos entrar en la opción «Personaliza tu billete» y tiene un coste de 40 euros para vuelos nacionales y de 50 euros para vuelos internacionales.

El día del vuelo tendremos que personarnos en el mostrador de información de Vueling para que comprueben toda la documentación del animal, rellenemos la documentación para viajar con él y nos reasignen a un asiento especial para que la mascota venga en cabina con nosotros y el viaje sea lo más agradable posible.

El trasportín pasará por el control de rayos X y el perro o gato tendrá que pasar el detector o andando a nuestro lado o en brazos. El animal no puede salir del trasportín en ningún momento del vuelo y solo se permite un máximo de 3 animales en ese vuelo. La cartilla sanitaria del perro o gato debe estar al día y que hayamos vacunado de la rabia al menos 30 días antes del vuelo.

AirEuropa

Aquí si hay opción de cabina y bodega con un trasportín que tenga unas medidas máximas de 55 x 35 x 25 cm y un peso máximo de animal + transportín de 8 kg (o 6 kg en vuelos operados por ATR). Para animales de mayor tamaño y peso, hay que consultar directamente con la compañía.

Esta aerolínea sí permite viajar con perros, gatos, peces, tortugas, hámster, cobayas y conejos, siempre y cuando sean vuelos naciones y desplazamientos cortos y medios. En el caso de ser viajes largos o al extranjero solo se admiten perros y gatos.

Al igual que en otras compañías, un veterinario debe certificar, mediante la cartilla veterinaria, que ese animal está al día de todas sus vacunaciones y aspectos que exige la ley en España.

El número máximo de animales que se permiten dentro de un mismo trasportín es de 3 para cabina (2 en bodega), siempre que sean de la misma especie y no se superen las medidas y peso que ya hemos especificado. La edad mínima del perro o el gato ha de ser de 3 meses en cabina y de 6 meses en bodega. El coste para viajes nacionales, Canarias y Baleares, cuesta 25 euros en cabina y 90 euros en bodega.

Viajar con mascotas en tren

Viajar en tren con mi perro o gato

Con este medio de transporte lo tenemos algo más fácil, pero no es gratis. Aun así, sigue habiendo limitaciones en el peso y tamaño del perro o gato, por lo que tenemos que estar muy seguros de que nuestro amigo peludo cumple con las indicaciones y normas de cada empresa.

Renfe

La empresa ferroviaria por excelencia en España permite viajar con mascotas, sí, pero hay una serie de condiciones que tenemos que cumplir. Podemos viajar con perro o gato (máximo por animal por persona) en AVE, trenes de larga distancia, media distancia y Avant.

Las medidas de la jaula o trasportín son: 60 x 35 x 35 cm y el animal, con caja incluida, no debe pesar más de 10 kilos. Solo se permiten gatos, perros, hurones y aves que no sean de corral.

El animal debe llevar su propio billete de tren que supone el 25% del precio de un billete en clase Turista o en clase Turista+. Sin embargo, si viajamos en Preferente, cama Preferente o Gran Clase o Asiento Gran Confort, el billete de nuestra mascota es gratuito.

Si vamos a coger un tren de cercanías, nuestro perro, gato, hurón o ave puede viajar gratis, sin límite de peso, pero siempre sujetos con correa. En el caso de perros, es obligatorio el bozal.

Ouigo

Esta compañía acaba de empezar a trabajar en España y es bastante más flexible que Renfe, pero aún hay mucho que mejorar. Ouigo permite viajar con mascotas en tren siempre y cuando no superen los 10 kilos y vayan dentro de un trasportín rígido e impermeable con estas medidas como máximo: 60 x 35 x 35 cm.

Podremos viajar con mascotas siempre y cuando sean gatos, perros, hurones y aves (no de corral), y un máximo de dos mascotas por pasajero. Ouigo solo cobrará 10 euros por animal y nos permite registrarlo hasta 30 minutos antes de la salida del tren.

Un detalle importante es que esta compañía ferroviaria promete atención personalizada en el caso en el que algún pasajero se queje de nuestra mascota. En ese momento seremos acomodados, junto a nuestro fiel amigo, en otro vagón y asiento.

Viajar con perro en autobús

Viajar con perro en autobús

Aquí las normas cambian de una empresa a otra, pero por lo general, suelen permitir viajar con mascotas (perro, gato, conejo y hurón) siempre y cuando se cumplan unos requisitos mínimos. ¡Ah! Y las mascotas irán siempre en bodega, por lo que, si es un trayecto de muchas horas o el animal es anciano, padece enfermedades del corazón o le cuesta respirar, no lo recomendamos.

Existen autobuses premium que disponen de zonas acondicionadas para trasportar animales, y solo en esos casos, podríamos recomendarlo, siempre y cuando sea un viaje inferior a 10 horas.

El animal no debe exceder los 10 kilos de peso y debe ir dentro de un trasportín rígido, con ventilación e impermeable. La edad mínima del perro o gato ha de ser de 3 meses y no se permiten hembras embarazadas o recién paridas.

La documentación para viajar en autobús con perro, gato, conejo o hurón deberá estar debidamente cumplimentada y actualizada, con todas las vacunas y desparasitaciones al día, así como con microchip.

El propietario del animal será quien lo subirá y lo bajará de la bodega y deberá avisar con antelación que viajará con una mascota. Poder viajar con perro o gato en autobús tiene un coste del 50% del billete

¿Qué necesito para viajar en coche con mascotas?

Es la opción más sencilla para viajar con mascotas, ya que siempre estarán bajo nuestra supervisión y nosotros decidiremos cuando paramos, cuando no, si le ponemos un trasportín grande, le ponemos comida o no, etc. Pero, aunque pueda parecer fácil, también hay una serie de normas que hay que cumplir y en este caso, no solo entra en juego la normativa de la DGT, sino también la seguridad y la integridad de los animales y los integrantes del vehículo.

Una cosa debe quedar clara desde ya: bajo ningún concepto el perro, gato u otro animal puede ir suelto por el habitáculo. Es peligroso para él y peligroso para los ocupantes del vehículo, ya que puede molestar al conductor, puede provocar maniobras arriesgadas, puede cortar la visibilidad, o incluso puede caer por la ventana. Nada de llevarlo en brazos o con correa en largo atada de mala manera al cinturón de seguridad.

La normativa es un poco vacía, pero deja clara 3 posibilidades que son rejilla de separación, arnés de seguridad y un trasportín. Vamos a explicar cuál se usa en cada caso. No olvidemos la cartilla sanitaria, ésta debe estar al día con todas las vacunas y el chip, sino, en un control de carretera nos pueden retirar al animal y multarnos. También podemos consultar con nuestro veterinario algún spray, pastilla, comida o algo que les ayude a relajarse y no vomitar o marearse.

Viajar en coche con perro

Rejillas de separación

A poder ser que sean resistentes, no de tela que puedan romper fácilmente. Este recurso sirve para animales de gran tamaño y se colocan en el maletero, descubriendo la tapa y dejando más espacio al animal. En ese caso, las maletas deben ir en los asientos traseros bien sujetas con cinturón y en los espacios traseros de los asientos del conductor y el copiloto.

Dependiendo del tamaño, no se permiten más de dos perros. Hay algunos coches, sobre todo los todoterrenos más modernos (de hace 5 o 7 años hasta la actualidad) que en el maletero cuentan con enganches reforzados especiales para trasportar perros de gran tamaño. De esta forma, podemos dejar al perro en el maletero con su rejilla, pero atarlo con un cinturón o arnés de seguridad para que, en caso de colisión, el animal esté más protegido y no salga disparado hacia delante.

Cinturón de seguridad

También conocido como arnés de seguridad. Recomendamos comprarlo en una tienda especializada como Tiendanimal, Kiwoko, Mascotas Ávila, Zooplus, y otras donde esos cinturones sí o sí habrán pasado los controles de seguridad y cumplirán con la normativa europea de seguridad vial.

El cinturón se conecta o se engancha de igual forma que ponemos nuestro cinturón normal (el que viene de serie en el coche).

El cinturón como tal necesita ser enganchado a un arnés que se amarra alrededor del cuerpo del perro o gato, pero sí es cierto que existen arneses de seguridad que traen ambas piezas. Recomendamos no usar collares, ya que, en caso de colisión (por minúscula que sea), el cuello del animal se rompe muriendo instantáneamente.

Otro dato importante es el largo del cinturón. Esa cinta debe estar en corto, y que simplemente le permita ponerse de pie (4 patas) y cambiar de postura al dormir. Si está muy largo puede chocar con el asiendo en un frenazo y sufrir un traumatismo severo, llegando incluso a romperse el hocico o perder un ojo por el impacto.

El cinturón de seguridad es apto para perros y gatos de un tamaño mediano, máximo 15 – 20 kilos. Para cachorros o perros y gatos pequeños, lo más seguro (por inestabilidad en el asiento, por mal comportamiento, por nerviosismo, etc.) es meterlos en un trasportín y asegurarnos en todo el recorrido que está bien.

Trasportín

La mejor opción para viajar con mascotas, ya sean perros, gatos, conejos, chinchillas, hurones, aves, hámster, y todo lo que queramos. Este método tiene una serie de requisitos que, si bien nos parecen muy obvias, a veces las pasamos por alto y esas malas decisiones recaen sobre el animal. No olvidemos que es un ser vivo que siente y padece, y no entiende por qué llevamos X horas en un coche, por lo que tenemos que hacerle muy llevadero el viaje.

El tamaño del trasportín ha de ser aquel que le permita al gato o perro ponerse a 4 patas, tumbarse y dar la vuelta sobre sí mismo. Un truco, es elegir el doble de su tamaño, por ejemplo, si nuestro gato desde la punta de sus orejas hasta el suelo mide 20 cm, buscar uno que sea superior a 35 cm de alto.

El trasportín debe ser rígido, con amplias rejillas de ventilación y ser impermeable. Se coloca en la parte de atrás de los asientos delanteros y hay que procurar que no haya cargas que puedan caer sobre él causándole daños en el cuerpo.

No se recomienda poner en el interior especies diferentes, por muy bien que se lleven. Si son cachorros y 2 o 3 caben en el mismo trasportín, podría ser una opción, teniendo en cuenta los requisitos de tamaño, y aumentando el riego de aire acondicionado. Lo mejor es 1 animal solo o 2 como mucho, pero si se trata de cachorros o bebes, podría hacerse una excepción.

Un gato esperando su comida

Si es un viaje de menos de 3 noches…

Si es una escapada de fin de semana, un viaje de negocios, una boda o reunión en otra ciudad, si es un día y medio de relax con nuestra hermana o nuestro novio, lo mejor es dejar al animal en casa y pedirle a alguien que lo saque a pasear o que vaya a echarle un ojo. También podemos optar por una guardería canina o un hotel para perros que rondan los 20 euros por día y animal.

Gatos

Comprar un comedero y bebedero con dosificador automático, de manera que cuando se vaya vaciando, el cuenco se llenará por arte de magia. Suelen ser una opción algo cara, además, si vamos a estar ausentes, lo mejor es evitar aparatos conectados a la red eléctrica. Por eso también podemos optar por los comederos y bebederos con dispensadores, funcionan solos y sin electricidad, a medida que se vacía se va llenado el cuenco.

No nos olvidemos de sellar los grifos para que nuestro gato no pueda abrirlos, y las habitaciones con objetos delicados como el ordenador, mejor dejarlas bien cerradas. Lo mismo con las ventanas y balcones. Toda seguridad es poca. Sería conveniente ponerles al menos 2 areneros por cada gato que haya en la casa, al igual que el bebedero. Mejor que sobre a que falte.

Otra opción interesante es añadir una o 2 cámaras de vigilancia que podamos controlar desde el móvil, y mediante la cual veamos que todo está en orden, y si tiene micrófono y altavoz, mejor, así podemos escuchar lo que sucede en casa, y podemos hablarle al animal.

Perros

Aquí hay dos opciones, o pedirle a alguien que vaya a casa y lo cuide, pasee, le de comida, pase tiempo con él, etc. o lo llevamos a una guardería canina u hotel para perros, donde el precio medio por día suele ser de unos 20 euros por animal.

La opción de los dispensadores automáticos de comida y agua también son aptos para perros, así como colocar diferentes cuencos con agua por la casa, ponerle diferentes camas y mantas en sus lugares favoritos, etc.

También es importante cerrar grifos, ventanas y las habitaciones con objetos sensibles. También quitar de su alcance productos de limpieza u objetos de decoración, cojines o algo que pueda romper.

La cámara de videovigilancia es una opción imprescindible, así vemos qué sucede en casa y podemos interactuar con nuestro perro mientras estamos fuera de casa.