¿Es bueno bañar a los gatos?
Sofía Pacheco

Lavar un gato no es tarea fácil, ya que por norma general no les gusta mucho el agua. Eso ya nos da una pista de si es necesario o no bañar a un gato. En este texto vamos a explicar por qué puede ser malo lavar a un gato y cuándo y cómo podemos hacerlo para que no sea un riesgo para su salud.

Muchas veces hemos visto perros en las peluquerías caninas y lo tenemos asumido como algo muy normal, pero es raro ver un gato, y si lo vemos rápidamente pensamos que le pasa algo malo. No vamos muy desencaminados, ya que estos felinos se autogestionan la higiene cada día, salvo que haya alguna anomalía.

Por ejemplo, cuando los gatitos son muy pequeños es importante que estén muy limpios, pero no se deben lavar directamente debajo del grifo, ni tampoco usar gel para uso humano ni toallitas para uso humano. Lo mismo pasa en la edad adulta. Vamos a explicar qué peligros corren los gatos al lavarlos y al bañarlos con productos inadecuados y en qué ocasiones está permitido el baño.

Riesgos de bañar al gato

Como bien se sabe, los felinos se lavan a sí mismos y normalmente están muy limpios. Además, si en la casa hay varios gatos y se llevan bien entre ellos, es probable que hagan turnos para lavarse entre ellos. En ese caso, nosotros como humanos, solo tenemos que aumentar la dosis de fibra para que no se creen bolas de pelos y puedan realizar buenas digestiones. Esto se consigue con un pienso de calidad, poniendo a su alcance hierba gatera fresca y usando chuches de fibra o malta líquida.

Si decidimos bañarlo tenemos que saber que estamos eliminando su capa de protección de una manera brusca y rápida, sin embargo, ellos, lametón a lametón no se dañan. Al eliminar esa barrera de protección podemos provocar alergias, calvas, dermatitis e infecciones por hongos, incluso resfriados y otras enfermedades.

Además, al bañar a un gato, estamos eliminando su olor, cambiando su temperatura corporal, eliminando sus feromonas (carta de presentación para otros gatos), etc. Son situaciones estresantes para nuestro felino en miniatura.

Bañar a un gato no es necesario

Lava al gato si está en peligro

Algunas razas de gatos, necesitan un cuidado especial, y al llegar el calor se rapan por prevención y bajo consejo veterinario. Sin embargo, el resto de gatos de pelo corto sanos y sin problemas cutáneos, no deben ser lavados salvo que hay ciertos peligros.

Por ejemplo, mucha suciedad como grasa de coche, fango, agua sucia, producto de limpieza o químico, manchas de pintura, por alguna enfermedad que le imposibilita limpiarse él solo, por diarrea, etc.

Hay quienes lavan a sus gatos en época de muda para evitar ese exceso de pelos en la casa y para el sistema digestivo del animal. Según consejos de expertos, un gato sano no debe lavarse más de 3 veces al año y solo si es necesario. Sin embargo, si el gato no se lava a sí mismo, podemos lavarlo 1 vez cada 20 o 30 días.

Para lavarlos, el baño ha de estar a temperatura templada, igual que el agua, que sea un ambiente calmado, introducir al animal muy lentamente y dejarlo que se adapte al agua, utilizar un cepillo para retirar exceso de suciedad y pelo, y después muy poco champú especial para gatos (y tipo de pelaje y piel) y, por último, secar con toallas súper absorbente y fuente de calor como calentador de aire. Nunca secador, ese estruendo les irrita muchísimo.

¡Sé el primero en comentar!