Estos son los cuidados que necesitan las mascotas en otoño

El otoño es la época favorita de muchos de nosotros, porque se puede seguir saliendo en manga corta, pero no hay un calor sofocante, todavía se puede disfrutar de las terrazas de los bares, los paseos por la playa y viajar es más barato. Todo parece perfecto, pero si tenemos mascotas debemos cuidarlas y prepararlas para esos cambios de temperatura, aparte de todo lo que tiene que ver con su aseo personal en esta fecha del año.

Tener mascotas es de lo mejor del mundo, hacen que nunca estemos solos ni aburridlos, nos animan a salir de casa, nos hacen más responsables, disfrutamos de su paz y su tranquilidad, nos enseñan otras formas de amar, etc. Pero… ¡AY! El otoño… ¡AY! Los pelos por todas partes… ¡AY! Lo que cuesta sacarles de casa por las mañanas y el aumento de peso que sufren los gatos en esta época… El otoño es maravilloso, pero tenemos que tener mucho cuidado, y para eso estamos nosotros aquí.

Revisión veterinaria

Es muy importante realizar un control veterinario cada 6 meses, y más cuando volvemos de las vacaciones y se ha bañado en la playa, se ha revolcado por el fango y se ha comido todo lo que pillaba por el suelo. Toda acción tiene su reacción, así que mejor ser precavidos que llevarnos la mala sorpresa al cabo de los meses con nuestro perro o gato.

No está nada mal realizar la limpieza bucal ahora en otoño, ya que todas esas bacterias de la boca, llegan al torrente sanguíneo y ahí se alojan en el corazón y otros órganos vitales como el hígado, los riñones, el cerebro, etc.

En esta misma revisión podemos realizar análisis de sangre, las vacunas o desparasitaciones que toquen, cortar las uñas, limpiar oídos para prevenir dolorosas otitis (típicas del otoño), pasar por la peluquería canina y que le arreglen ese flequillo, entre otras muchas más cosas para el cuidado de las mascotas en otoño.

El otoño y la muda de pelo

En otoño se caen las hojas de los árboles, y también el pelo de nuestro gato o perro. Nuestras mascotas están mudando su pelaje y eso se nota en el suelo, el sofá y nuestra ropa, es por esto por lo que uno de los principales cuidades en esta época es cepillar todos los días a nuestro perro o gato.

El cepillado debe ser una actividad relajante e indolora. Si notamos que nuestro perro o gato se queja al pasar el cepillo por una zona, será hora de visitar al veterinario. Para calmar al animal, podemos darle premios, masajear con una mano y cepillar con la otra, hablarles, poner música, pero evitar a toda cosa que el momento de cepillado sea algo estresante.

Con el cepillado, nuestra mascota lucirá un pelaje más fuerte, sano y brillante, y todas esas características dependen de su alimentación, que es el siguiente consejo a tener en cuenta en esta etapa del año.

Una mujer cumple con los cuidados de las mascotas en otoño

Control de peso y alimentación

Con la vuelta a la rutina tras las vacaciones, ya no salimos tanto de casa es por esto por lo que perros y gatos (ambos esterilizados) tienden al sobrepeso en estos meses previos al invierno. Recomendamos prevenir esta situación, aumentando la actividad física y cambiando a un pienso bajo en grasas, pero que sea de buena calidad y con un alto porcentaje de proteína fresca. La buena alimentación es clave dentro de los cuidados de las mascotas en otoño y durante todo el año.

Para el aumento de actividad, podemos renovar algunos juguetes a nuestro gato, adoptar a otro gato, sacarlo más al patio, probar a pasearlo con correa, ponerle diferentes plataformas por la casa para que trepe, salte y se mantenga activo, etc.

En el caso de los perros, recomendamos sacarlo a correr entre 2 y 4 veces al día, hacer paseos muy largos los fines de semana, probar a dejarlo en una guardería canina una o 2 veces por semana, contratar a un paseador de perros, comprar o crear juegos de ingenio que lo mantengan distraído, etc.

Evitar los resfriados, una guerra que se puede ganar

Con el otoño llegan los malditos cambios de temperatura. Por la mañana temprano tenemos que salir con un abrigo o un chubasquero y ponerle otro a nuestro perro, a media mañana ya hace calorcito, por la tarde empieza a refrescar y por la noche no sabemos si es octubre o diciembre.

Esos cambios de temperatura también lo sufren ellos, tanto los gatos como los perros. Es por esto por lo que nosotros recomendamos dejar una ventana abierta por la noche, para que al salir a la calle el perro no note mucho cambio, sacarlo protegido para esas temperaturas, en caso de que haga frio o lluvia sacarle por una zona cerrada y segura (patio, garaje, jardín, etc.) y después por la calle.

Un buen pienso ayuda a reforzar el sistema inmune, ahí nos puede ayudar nuestro veterinario y sus consejos. Si vemos que nuestro perro es muy friolero, le ponemos un chalequito o lo que veamos necesario. Hay que hacer lo imposible parar que el paseo sea un momento agradable y seguro para ambos, y así no resfriarnos.

¡Sé el primero en comentar!