Los cachorros de perro ven a los humanos como su familia

No es la primera vez que oímos eso de que el perro es el mejor amigo del hombre. Pero, ¿y si los cachorros percibieran a los humanos como familia?

Un reciente estudio revela que los cachorros de perro entienden a los humanos como parientes, así como ya lo hacían los lobos. Lógicamente, para llegar a este punto han hecho falta unos 14.000 años de domesticación.

Las habilidades sociales nacen en la domesticación

Los investigadores de la Universidad de Duke sometieron a cachorros de perro y lobo a una serie de pruebas que consistía en localizar comida oculta al detectar pistas humanas. Descubrieron que los cachorros de perro tienen habilidades de cognición social similares a las de los bebés humanos y son capaces, por ejemplo, de reconocer instintivamente señalar como comunicación.

Esta comprensión simple es bastante inusual en el reino animal. No solo los cachorros de lobo del estudio carecían de ella, sino que tampoco está presente en los chimpancés, nuestros parientes más cercanos.

Los perros parece que adquieren esta habilidad después de estar generaciones con nosotros, permitiéndoles resolver lo que estamos tratando de decirles (en muchas ocasiones). Es decir, este estudio se reafirma en la evidencia de que la aptitud social de los perros es producto de la domesticación. Esta habilidad es lo que permite a los perros ser animales de compañía tan asombrosos. Se puede decir que nacieron preparados.

niño con cachorros de perro

Los cachorros tienen más posibilidades de socializar

En el estudio, los investigadores realizaron pruebas con 44 perros y 37 cachorros de lobo de entre 5 y 18 semanas de edad. Antes del estudio, cada uno de los cachorros de lobo se sometió a pruebas genéticas para garantizar que eran verdaderos lobos, y no híbridos lobo-perro. Además, fueron criados con interacción humana las 24 horas, incluida la alimentación manual y el descanso con sus cuidadores.
Por el contrario, los cachorros de perro se criaron con sus madres y se les dio menos contacto humano que a los lobos.

Los investigadores realizaron una serie de pruebas en los cachorros, muchas de las cuales implicaron tratar de encontrar una golosina escondida en uno de los dos tazones. El equipo le dio a cada cachorro una pista para ayudarlos a encontrar la comida, como señalar y mirar dónde estaba escondida la comida. Descubrieron que, a pesar de que no habían recibido un entrenamiento específico, los cachorros de perro de solo ocho semanas de edad tenían el doble de probabilidades de encontrar con éxito la golosina oculta basada en las pistas.

Además, muchos de los perros pudieron entender las pistas que les dieron los humanos en el primer intento, sin experiencia previa. Según los investigadores, los hallazgos no son un reflejo de que los perros sean una especie es más inteligente. De hecho, los cachorros de ambas especies fueron igualmente hábiles en otras pruebas cognitivas.

En cambio, la diferencia observada en las pruebas de comida oculta es un reflejo de sus respectivas habilidades con las personas. Hay muchas formas diferentes de ser inteligente. Los animales desarrollan la cognición de una manera que los ayudará a tener éxito en cualquier entorno en el que vivan.

Otras pruebas realizadas por el equipo revelaron que los cachorros de perro tienen 30 veces más probabilidades acercarse a extraños. La mayoría juegan a trepar y lamer la cara de las personas. Además, son más propensos a acudir a las personas en busca de ayuda cuando se les presenta un problema que no podían resolver por sí mismos.