Por qué no debes regalar mascotas en Navidad

Por qué no debes regalar mascotas en Navidad

Sofía Pacheco

A lo largo de este texto vamos a dar algunos motivos por los que entendemos, y también los expertos, que regalar mascotas en Navidad es una mala idea. Hay casos en los que ver a un perrito o un gatito, puede serla mejor decisión, pero antes de hacerlo, conviene entender algunas cosas como, por ejemplo, es un ser vivo con necesidades, gastos, sentimientos, etc. y no un juguete al que dejar solo en la terraza durante horas.

Afortunadamente, en la actualidad, el tema de los animales, su trato por parte de la sociedad, la industria cárnica y lechera, la vertiente vegana y vegetariana que no para de crecer, los cambios en las leyes y demás, están haciendo que esta sociedad abra los ojos y se conciencie tanto de lo que significa ser un animal en nuestra era como del trato que merecen.

Vamos a centrarnos en las mascotas, ya sean perros, gatos, conejos, etc. Desde luego, todos los animales exóticos quedan prohibidos, ya que ellos deben estar en su hábitat natural y no en un terrario, o una jaula. Lo mismo para los pájaros, loros, catahuas, erizos, perritos de la pradera, ardillas y otras especies que necesitan unos cuidados especiales y no estar encerrados entre rejas o paredes de cristal.

No son una cosa, son seres sintientes

Muchas veces hemos visto el eslogan de «no soy un juguete» o el de «No le abandones, él nunca lo haría». Por suerte, aunque muy tarde, pero en España ya se les considera seres sintientes y no cosas a los perros y gatos. Un paso muy importante de cara condenar casos de maltrato, abandonos y similares.

Aún queda muchísimo trabajo por delante, pero es el primer paso para una sociedad mejor. Ahora, según la nueva legislación, los animales de compañía están reconocidos en el Código Civil como seres sintientes que han de ser protegidos en casa de divorcios, desahucios, accidentes, etc.

En España se abandonan cada año más de 200.000 animales y quedan a su suerte vagando durante días par pueblos, caminos y carreteras. Pasando hambre, miedo, frío, calor, muriendo por inanición, de calor, a tiros, golpes o atropellados.

La situación de los perros y los gatos en España es vergonzosa, desgarradora, inhumana y carece de toda lógica y ética. Este tipo de avances en leyes, son un soplo de esperanza para el futuro de una sociedad y, sobre todo, para el futuro de los animales.

Regalar un gato en Navidad

Entre 5 y 20 años

Cuando nace un animal, ya sea un gato, perro, conejo, etc. tiene una esperanza de vida de entre 3 y 20 años, aunque lo normal es entre 5 y 20 años. Eso implica que sus dueños, o sea, nosotros, tenemos una responsabilidad a muy largo plazo.

Sabemos que puede dar ansiedad pensar qué pasará dentro de 5 años o de 15, pero si decidimos meter un perro o gato en casa, esto debe plantearse y dejarse muy clarito. No se trata de un juguete al que se le acaban las pilas y lo tiramos. Es común que un perro enferme y en lugar de buscar mil formas de ayudarle, decidamos dormirlo (a menos que el animal esté muy grave y no haya más que hacer), abandonarlo a su suerte, entregarlo a una perrera o protectora, etc.

El panorama actual es «si no me sirve, lo tiro», y es bastante injusto y triste. Bajo esta premisa parten decenas de casos de abandono y muertes de animales por ciertos colectivos de nuestro país. Donde se incluyen los criaderos ilegales.

Así pues, cuando vayamos a adoptar, debemos informarnos de sus necesidades, esperanza de vida, posibles enfermedades, alimentación más adecuada, etc.

Antes de comprar, ADOPTA

Por supuesto, antes de comprar un animal, hay que buscar la opción de adoptar. Las protectoras están llenas de perros y gatos que han conseguido salvar del abandono y el maltrato. Seguramente, si visitáramos alguna protectora de vez en cuando entenderíamos muchas cosas y abriríamos los ojos.

Las protectoras y asociaciones de animales estarán encantadas de ayudarnos a encontrar a ese perrito, gatito o conejito que hará que nuestros días sean mucho mejor, desde que abrimos un ojo, hasta que lo cerramos por la noche.

No lo negamos, un perro recogido de la calle, tiene una serie de traumas y problemas que nos llevará un tiempo resolver, pero hay que entender que ese animal ha conocido la peor parte del ser humano y hay que darle la oportunidad de vivir feliz y rodeado de amor. Hacerle ver que no todos somos malos.

Con una simple búsqueda en Instagram, Facebook o en aplicaciones móviles, encontraremos miles de protectoras cerca de nuestra ubicación. Podemos contactar con ellos, explicarle qué animal buscamos, así ellos nos explicarán más detenidamente. El proceso para adoptar en España, es relativamente fácil, solo hace falta tener las cosas muy claras y ser conscientes de todo lo que implica tener un animal.

Los criaderos explotan a las hembras hasta la saciedad, creando camadas tras camadas para seguir creando negocio y para que perdure la raza. Aunque detrás de ese precioso cachorro por el que hemos pagado medio sueldo, hay hembras hacinadas entre excrementos que llevan meses sin ver la luz del día.

Una niña jugando con su perro

¿Puedes hacerte cargo de todo esto?

Tener un animal, implica hacerse cargo de muchísimas cosas. Si no nos vemos capaces, será mejor comprar un peluche.

  • Gastos veterinarios: desparasitación, chip, vacunas, esterilización, peluquería, medicinas, etc.
  • Buena alimentación: hay que ofrecer una alimentación de calidad con buen aporte de proteínas, con pocos cereales, sin subproductos, sin aditivos, sin colorantes, etc.
  • Tiempo y dedicación: antes de adoptar hay que valorar el tiempo que podremos tener libre y la dedicación que podremos ofrecerle. Por ejemplo, si va a pasar solo en casa más de 5 horas diarias, lo mejor será no adoptar nada.
  • Ruidos, destrozos, llantos, ladridos, arañazos: es un animal con su carácter, personalidad y su comportamiento. Habrá días mejores y días peores. Hay que tenerlo muy claro.
  • Niños: si tenemos niños en casa, conviene educarles para que traen con respeto al animal y se hagan cargo de algunas tareas como cepillarlo o darle comida.
  • Educación: hay perros que precisan de clases de adiestramiento para mejorar su comportamiento de cara a socializar con otros perros, por ejemplo.
  • Vacaciones: si nos vamos de vacaciones, ¿qué hacemos con el perro o el gato?
  • ¿Solo adoptamos uno o varios?
  • Economía: tener suficiente fluidez económica para ser capaz de hacer frente a imprevistos como operaciones de urgencia.
  • ¿De verdad lo quiero o es un capricho pasajero?
¡Sé el primero en comentar!