Lush reinventa la limpieza: dentífrico y enjuague bucal sólido

Lush reinventa la limpieza: dentífrico y enjuague bucal sólido

Carol Álvarez

Lush es una de las marcas más innovadoras en la higiene y cosmética. Pionera en luchar por contra la crueldad animal en el testeo de productos, también introducen en el mercado nuevas versiones de clásicos productos higiénicos. Estos últimos casos son el enjuague bucal y el dentífrico sólido.

Lo que empezó siendo una prueba para saber si era bien aceptado entre sus clientes, ahora cuenta con seis versiones diferentes. Estamos acostumbrados a lavarnos los dientes con pasta dentífrica, usar hilo dental y terminar con un enjuague bucal. Sin embargo, se vuelve complicado cuando salimos a comer o cuando estamos en el trabajo a jornada partida. En estos casos, el chicle es un gran aliado, aunque estas pastillas de Lush parecen limpiar con mayor profundidad.

Dentífrico y enjuague bucal sólidos

Lush cuenta con cuatro tipos de dentífricos sólidos con forma redonda, que se ajustan a los diferentes gustos y preferencias:

  • Boom: mezcla de carbón activado y té gunpowder en polvo
  • Dirty: sabor a hierbabuena y nerolí, apto para blanquear los dientes
  • Refresher: sabor afrutado a cítricos con una fórmula de bicarbonato de sodio sin flúor. Ayuda a eliminar las manchas
  • Sparkle: toque de pimienta y sabor cítrico

Por otra parte, también disponen de dos enjuagues bucales sólidos:

  • Crème de menthe: acción doble de mentol y menta salvaje
  • Zing: estimulante pomelo, naranja y litsea cubeba, aderezado con un toque de sal del Himalaya
  • Lo cierto es que pueden sustituir perfectamente a la clásica pasta de dientes y al enjuague bucal líquido. Al igual que ocurre con los champús sólidos, esta puede ser una nueva línea de limpieza oral. Además, es más cómodo de almacenar y transportar.

    enjuague bucal solido lush

    ¿Cómo se usan?

    El modo de uso es bastante sencillo en ambos casos.

    Para el dentífrico sólido mordisquearemos una pastilla y nos cepillaremos los dientes con un cepillo mojado. Enjuagaremos y escupiremos hasta que sintamos la boca limpia. Volveremos a poner el tapón y enroscaremos bien. Este tipo es ideal para eliminar las manchas y blanquear como parte de tu rutina de higiene bucal. Se puede usar una pastilla todos los días. Otra opción, es utilizarlo un par de veces a la semana para iluminar tu sonrisa o tenerlo a mano para cuando hayamos tomado demasiado vino tinto y café.

    En el caso de las pastillas de enjuague bucal, dejarán la boca fresca. Este es el complemento perfecto a la rutina de higiene bucal. Similar al enjuague, pondremos una en la boca y beberemos un sorbo de agua. Luego mordisquearemos la pastilla, escupiremos y enjuagaremos. Volveremos a poner el tapón y enroscaremos bien al acabar para mantenerlas frescas siempre que las llevemos encima.

¡Sé el primero en comentar!