¿Puedo usar zapatillas de running en bádminton?

Usar un mismo calzado para varios tipos de deportes puede no ser la mejor opción. Cuando se trata de zapatillas de bádminton frente a zapatillas de running, hay una gran diferencia: las suelas, la altura, el material utilizado y la flexibilidad. Están diseñados de manera muy diferente con muy pocas similitudes.

Es de esperar que no funcionasen igual para ambas disciplinas, ya que se utilizan para diferentes propósitos y actividades. Al comparar estos dos calzados, casi todos los aspectos de ellos son diferentes. Hay muy pocas similitudes entre las zapatillas de bádminton y las de para correr.

Diferente centro de gravedad

La mayoría de las zapatillas de running nos hacen lucir más altos al correr. Esto se debe a que las suelas, especialmente los talones son bastante altas. Este no es el caso cuando se trata de zapatillas de bádminton. Suelen ser planas y no tienen suelas altas ni amortiguación. De hecho, eso está hecho para dar a los jugadores de bádminton un centro de gravedad más bajo para que tengan un mejor equilibrio.

Con las zapatillas para correr, tener un centro de gravedad bajo no importa mucho, ya que solo te estás moviendo en una dirección. No necesitas tanto equilibrio para eso, la amortiguación es más importante.

Por otra parte, ser flexible es importante cuando se trata de bádminton. Las de bádminton son muy flexibles en comparación con las de correr. Esto se debe a que, en el deporte de raqueta, hay muchos tipos de movimientos rápidos que debemos realizar. Las zapatillas deben poder amoldarse a la forma de los pies sin importar el movimiento que hagamos. Estos movimientos incluyen zancadas, saltos, pasos laterales, etc. Sin embargo, las de running no tienen tanta flexibilidad porque la mayor parte del tiempo solo corremos hacia delante.

Además, cuando se trata del grosor de las suelas, las zapatillas de running son más gruesas y duraderas. Por otro lado, las de bádminton tienen suelas internas y externas muy delgadas. Esto se hace para sentir más el suelo cuando jugamos. Cuanto más podamos sentir el suelo, más explosivo podremos volvernos.

persona jugando al bádminton con zapatillas

No se recomiendan zapatillas de running

Las de bádminton y las de correr nunca deben usarse indistintamente. Es más peligroso usar zapatos para correr para jugar bádminton que viceversa. Cuando usamos zapatillas de running en bádminton, podemos torcernos los tobillos fácilmente. Esto se debe a la altura de las suelas de las zapatillas para correr, lo que facilita que los tobillos se desplacen al cambiar de dirección rápidamente.

Aparte de eso, tampoco es cómodo jugar al bádminton con zapatillas para correr. Simplemente no son lo suficientemente flexibles para la mayoría de los movimientos que hacemos al perseguir un volante.

Por otro lado, usar zapatillas de bádminton para correr no es peligroso pero tampoco es recomendable. Como sabemos, las suelas de las zapatillas de bádminton son muy finas. Esto hará que nos duelan los pies, sobre todo si corremos o trotamos largas distancias. Además, correr también desgastará muy rápidamente las suelas blandas de las zapatillas de bádminton. Esto sucede especialmente si corremos al aire libre sobre suelos de cemento.

¡Sé el primero en comentar!