Crean el primer salmón libre de enfermedades

El consumo de salmón se ha incrementado en los últimos años debido a la concienciación de los hábitos alimentarios saludables. Sin embargo, esta tendencia podría estar afectando negativamente en la sostenibilidad y la supervivencia de estos peces.

Este problema podría resolverse con la creación del primer salmón genéticamente modificado. Según anuncia la empresa creadora, AquaBounty, este pez no tardará demasiado en aparecer entre los supermercados. Tan solo están a la espera de que se autorice para el consumo, aunque existen numerosos detractores de este nuevo avance tecnológico.

Crece más rápido y está libre de enfermedades

El salmón se dirigirá a restaurantes y servicios de comida a domicilio y no será etiquetado como genéticamente modificado. Esto está causando un amplio debate entre las cadenas de alimentación, ya que muchas dicen que no venden pescados genéticamente modificados o clonados y que necesitarían etiquetarlos como tales.

Estos salmones, que crecen más rápido que los que nacen en la naturaleza y se crían en una granja acuícola cubierta. Se modifican para crecer dos veces más rápido que el salmón salvaje, alcanzando el tamaño de mercado, de 3,6 a 5,4 kilogramos, en 18 meses en lugar de 36.

AquaBounty comercializa el salmón como libre de enfermedades y antibióticos, y dice que su producto tiene una huella de carbono reducida y que no tiene el riesgo de contaminar los ecosistemas marinos como conlleva el cultivo tradicional en jaulas marinas.

A pesar de su rápido crecimiento, el salmón genéticamente modificado requiere menos alimento que la mayoría de los salmones del Atlántico cultivados. Las unidades de biofiltración mantienen limpia el agua de los numerosos tanques de 264.979 litros de las instalaciones de Indiana, lo que reduce la probabilidad de que los peces se enfermen o necesiten antibióticos. Los salmones de la empresa también son hembras y estériles, lo que les impide aparearse.

salmon en un plato

¿Podría suponer un riesgo a la especie del salmón?

La empresa creadora planeó en un principio recolectar el pescado a fines de 2020, pero se retrasó debido a la demanda y al precio de mercado del salmón del Atlántico provocado por la pandemia de COVID-19. Y, a pesar de que finalmente llegará a los platos de nuestras casas, el pescado modificado genéticamente ha sido rechazado por los defensores del medio ambiente durante años. Hay quienes aseguran que podría afectar medio ambientalmente y tener posibles impactos en las comunidades indígenas que cosechan salmón salvaje.

Se espera un boicot contra el salmón AquaBounty por parte de activistas de la campaña Block Corporate Salmon, que tiene como objetivo proteger el salmón salvaje y preservar los derechos indígenas para practicar la pesca sostenible. Defienden que el salmón modificado genéticamente es una gran amenaza para cualquier visión de un sistema alimentario saludable. La gente necesita formas de conectarse con la comida que está comiendo, para saber de dónde viene.

Además, los pescadores de salmón, piscicultores, mayoristas y otras partes interesadas quieren prácticas de etiquetado claras para garantizar que los clientes sepan que están comprando un producto diseñado por humanos. ¿Conseguiremos comer animales modificados a nuestro antojo?