¿Por qué el pan tiene azúcar? ¿Es necesario?

Cuando compramos pan, ya sea de molde, o barra en supermercados o panaderías, en los ingredientes aparece el azúcar. Es bueno que no aparezca dentro de los 3 primeros ingredientes y mejor aún si no hay más de 5, pero este tema ya lo tratamos en otra ocasión. Hoy vamos a centrarnos en por qué el pan que consumimos lleva azúcar y si es necesario o no. Vamos a salir de dudas en menos de 2 minutos.

Comer pan es saludable, no abusar, pero sí que es un alimento rico para nuestro organismo, siempre y cuando sea integral 100% o multicereales con harina integral. Si además es bajo en sal y lo acompañamos con alimentos saludables como tortilla, vegetales, aceite de oliva, atún, etc., pues mejor.

No se recomienda comer pan para desayunar a diario, por eso os damos ideas de desayuno sin pan, pero comer este alimento de vez en cuando es muy beneficioso.

Pero hay algo que a mucha gente no le cuadra, por qué el pan tiene azúcar. Parece un ingrediente incongruente, y no lo es. A lo largo de este texto entenderemos la importancia del azúcar en el pan y sabremos que su función va más allá de endulzarte las comidas. Recordemos que estamos hablando de un pan no un bizcocho.

Mejora la textura, el sabor y ayuda a la levadura

Una masa de pan

El azúcar hace acto de presencia en la elaboración de los panes porque tiene una serie de funciones que van más allá de endulzar. Por ejemplo, potencia la función de la levadura y hace que la masa suba y crezca, ya que la levadura consume rápidamente el azúcar liberándose dióxido de carbono y haciendo que el pan suba y tenga consistencia.

Si queremos un pan con buena textura y rico sabor, entonces el azúcar debe estar presente. El azúcar ablanda las hebras del gluten y ese mismo azúcar se une a las moléculas de agua reduciendo la elasticidad de la miga con el resultado de una miga más suave y consistente.

Una de las funciones más importantes del azúcar dentro de la masa del pan es promover la durabilidad. Los panes baratos duran poco tiempo porque les falta hidratación, por eso se ponen duro muy rápido, sin embargo, el azúcar retiene el agua, impidiendo que se evapore y eso se traduce en un pan fresco por más tiempo.

Y también, el azúcar en el pan, ayuda a potenciar su sabor, que es la lógica a la que todos llegamos cuando vemos este ingrediente entre los ingredientes de la barra de pan que acabamos de comprar. De todas formas, no se trata de muchos gramos de azúcar, suelen ser unos 5 gramos para una barra entera.

Un dato curioso y es que la calidad del pan puede verse afecta si echamos poca cantidad de azúcar como si echamos demasiada cantidad. Recordemos que la levadura se alimenta del azúcar, por lo que si hay poca cantidad el pan no subirá bien y la miga no será buena. Por el contrario, si echamos mucha cantidad, puede ralentizar los procesos e incluso cargarnos el resultado final al inhibir la actividad de la levadura.

¡Sé el primero en comentar!