Vienes de salir a correr y te has llenado de tierra las zapatillas, ¿las meterías en la lavadora? O sin haberlas manchado, ¿debo lavar las zapatillas como la ropa de entrenamiento? Por supuesto que hay que lavarlas. Hay quien no las lava en meses o incluso nunca, pero tus pies sudan al igual que tus axilas por lo que una cierta limpieza nunca está de más. No es válido solo cambiarnos los calcetines o dejarlas que se aireen en la ventana, un cuidado de la zapatilla hará que nos dure un poco más.

¿Cómo lavar las zapatillas de deporte?

Es un total error meterlas en la lavadora como si de la camiseta o las mallas se tratasen. Cada prenda tiene sus instrucciones para el lavado dependiendo de sus materiales o características técnicas; las zapatillas no son menos.

Para lavar tus zapatillas perfectamente, lo primero que tienes que hacer es separar las plantillas y los cordones. Es decir, haremos una limpieza en tres partes. Los cordones sí puedes lavarlos en la lavadora con el resto de la colada o a mano con agua caliente y jabón.

En el caso de las plantillas, al ser diferentes debes leer su etiqueta de lavado y desinfectarla correctamente. En las plantillas se acumulan en mayor medida las bacterias que acaban provocando el mal olor. La manera más segura y simple de lavarlas es metiéndolas en un cubo con una parte de agua caliente y dos de vinagre; déjalas que reposen durante dos o tres horas. Hierve agua para que las cubran y cuando estén hirviendo añade un poco de sal, media taza de bicarbonato sódico y romero. Mete las plantillas en la mezcla y ponlas a remojo durante una hora. Al terminar, deja que se sequen al aire libre.

Para limpiar la zapatilla en sí, antes debes fijarte en el material del que están hechas para no estropearlas. Normalmente no suelen dar problema los tejidos (excepto cuero o algún material técnico), por lo que podrás lavarlas a mano con detergente y agua. Ayúdate de un cepillo o estropajo y frota todo el exterior. Déjalas secar al aire libre también, pero sin que les dé el sol.

¿Qué hago si me suelen oler las zapatillas?

Lo primero que se te viene a la mente es el uso de desodorante y es una buena opción para usar justo después de haberlas lavado. Si eres una persona que le sudan mucho los pies o tus zapatillas tienden a coger mucho olor, lo primero que debes hacer es ir al médico por si se tratase de un problema de hongos; en caso contrario, lávalas antes de usar desodorante porque sin la eliminación de bacterias no hay nada que hacer.

En caso de no tener ningún problema de hongos, cuando vayas a comprar unas zapatillas fíjate en que las plantillas sean de carbono. Son súper eficaces contra el olor y puedes renovarlas cuando empiecen a estropearse.
Es importante también que no te las calces teniendo los pies húmedos y deja que se aireen después del entrenamiento para tenerlas a punto para el día siguiente.