7 señales de que es momento de renovar la mascarilla

Aunque la vacuna de COVID-19 está aquí, las mascarillas serán parte de nuestra vida diaria durante un tiempo más. Y como con cualquier equipo de seguridad, es importante que revises la tuya con regularidad para asegurarte de que sigue funcionando.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), usar una mascarilla es una de las cosas más importantes que podemos hacer en la lucha contra el coronavirus. Junto con el distanciamiento social y el lavado de manos, todas las personas mayores de 2 años deben usar una en lugares públicos (y cuando estén cerca de personas con las que no conviven).

Un análisis de diciembre de 2020 en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias concluyó que las mascarillas reducen la tasa de crecimiento diario de infecciones reportadas en alrededor del 47 por ciento.

¿Cuándo es el momento de renovar la mascarilla?

Es incómoda

Podría haber sido la mascarilla perfecta para ti en la primavera de 2020, pero ¿aún te queda igual?

Con el tiempo, la tela puede encogerse o estirarse y las correas pueden perder su elasticidad. Comprueba si te empieza a doler los oídos, si no te cubre la boca y la nariz o si tienes problemas para hablar sin que se te resbale. Si no encaja, no es segura.

Cuando usamos una mascarilla durante largos períodos de tiempo, las bandas que están en las orejas se aflojan, por lo que ese buen ajuste que atraviesa el mentón y la nariz ya no es tan frecuente.

Está rota o descolorida

Hay muchas cosas que mejoran con la edad, pero una mascarilla no es una de ellas. El lavado y el secado repetidos pueden hacer que la tela se deshilache, se formen agujeros y se afloje el elástico. Si está desgastada, no es efectiva.

Puedes tratar tus mascarillas como tratas a tu ropa interior. Lávala constantemente y asegúrate de que no haya rasgaduras ni agujeros en la tela. Sostén la tela a contraluz y observa si los hilos se están adelgazando. Probablemente sea una buena indicación de que es hora de reemplazar la mascarilla.

mujer en una oficina con mascarilla

Tienes problemas de piel

Las mascarillas faciales pueden causar o exacerbar una serie de problemas de la piel, como erupciones alérgicas, piel seca, acné, rosácea y eczema.

Estos problemas son causados por la fricción que obstruye los poros, el aumento de la humedad y los ingredientes de la mascarilla como tintes, caucho y conservantes. Se recomienda cambiar a una mascarilla de algodón hecha sin estos ingredientes y lavar la mascarilla en algo con lo que te sientas cómodo lavándote la cara.

También se recomienda cambiar tu rutina de cuidado de la piel de debajo. Una buena rutina es usar un limpiador suave, una buena crema protectora y, si es necesario, una almohadilla de ácido salicílico para la exfoliación, pero omite los tratamientos duros como el retinol.

Estás usando una mascarilla desechable

Los expertos recomiendan que dejemos las mascarillas médicas (conocidas como respiradores N95) y las mascarillas quirúrgicas a los trabajadores de la salud. Hay muchas mascarillas disponibles para cualquiera que parecen médicas pero no ofrecen la misma protección.

Aunque pueden estar etiquetadas como «quirúrgicas«, no todos tienen la misma calidad certificada de tres capas que se usa en los hospitales, y no hay forma de saber si tienes una buena o una mala. Algunos tipos también pueden ser holgadas, ya que solo se pueden ajustar con las presillas.

Las mascarillas desechables también son perjudiciales para el medio ambiente y es costoso reemplazarlas. La OMS recomienda que las personas que tienen síntomas de COVID-19, que estén cuidando a alguien con COVID-19 o que estén en alto riesgo usen mascarillas quirúrgicas

No la has lavado en semanas

Debe lavarse la mascarilla de tela siempre que se ensucie o al menos a diario.

El sentido común diría que cuanto más tiempo llevas puesto algo, es más probable que se contamine con bacterias, ya sea de tu propia boca o de las cosas que estás haciendo en tu día a día.

mujer con mascarilla de tela

Has estado usando la incorrecta desde el principio

Con las nuevas variantes de COVID-19 más transmisibles, ahora no es el momento de arriesgarte con tu mascarilla. La mejor mascarilla para ti es una que te quede bien, que puedas usarla con frecuencia y que tenga un buen funcionamiento.

Los expertos recomiendan que elijas una mascarilla que tenga al menos dos capas transpirables, cubra completamente la nariz y la boca y se ajuste cómodamente a tu cara sin espacios.

Si todavía usas esa mascarilla gratis que te dieron en la tienda el año pasado o compartes la de un compañero de cuarto (no lo hagas), ahora es el momento de actualizarte y protegerte a sí mismo y a los demás.

No estás usando ninguna

Finalmente, recuerda que el mejor tipo de mascarilla es cualquiera, y el peor tipo es no usarla.

El error más común es probablemente elegir no usar una máscara facial y pensar que no te infectarás ni propagarás este virus. Las máscaras reducen la probabilidad de que alguien se lo contagie a otras personas, pero hay suficiente evidencia de que usar una también reduce las posibilidades de enfermarse.